RÍO REVUELTO

Houston, damnificado por Beryl

Escrito en OPINIÓN el

Ahora que vemos los estragos de Beryl en Texas, algunos han comenzado a considerar que si bien nos perdimos de una benéfica lluvia, también nos salvamos de los estragos.

Lo anterior surge especialmente al considerar que una ciudad con una infraestructura de primer mundo como lo es Houston y sus alrededores, que tienen a casi 2 millones de personas sin energía eléctrica, además de los estragos propios de una fenómeno de tales proporciones, con calles inundadas y tantas otras afectaciones.

No cabe duda que si hubiera ocurrido en Nuevo Laredo, el PRIAN lo hubiera politizado, pero hay que considerar que si el área de Houston dejó inundaciones y grandes áreas sin energía, no existe ciudad que aguante una tromba de estas magnitudes sin estragos, y sin duda en los tiempos del PRI o del PAN, no teníamos la ciudad ejemplar ni mucho menos resistente a los embates de la naturaleza.

En el caso de las inundaciones es importante considerar que éstas pueden ser por varios factores, uno de ellos puede ser simplemente una deficiente infraestructura de drenaje, que por cierto, es atribuible al PRIAN, pues ha gobernado Nuevo Laredo prácticamente desde el inicio, con excepción de los tiempos del PARM y el actual trienio.

Otro factor que genera inundaciones ya sea aquí o en Houston con su gran infraestructura, es que una descomunal cantidad de lluvia caiga en un periodo tan corto que exceda la capacidad de los sistemas de drenaje para procesar tal volumen de agua, pero eso no lo dicen cuando critican con su politiquería.