El Mañana

lunes, 16 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

3 palabras

16 abril, 2019

Tan pronto el reloj marcó las 00:00 horas, como por arte de magia las redes sociales quedaron plagadas de publicaciones que hicieron imposible que pasara desapercibido el inicio de las campañas en la ciudad.

Fotos de arranques de campañas, spots en video y fotos de candidatos, así como slogans y cuanta promoción pudieron darle a los contendientes comenzaron a esparcirse en las redes a escasos minutos de iniciado este periodo de 45 días, en que -como todo- veremos buenos, malos y peores que pedirán su voto, así que elija bien, pues aunque las diputaciones locales se sienten distantes, son cruciales en las decisiones del Estado.

La muerte de Gabriel Garza lejos de poner un punto final abrió un nuevo capítulo en el caso del asesinato de Carlos Domínguez, pues trajo consigo más cuestionamientos.

Para la mayoría el fin de Garza se resume a tres palabras: “lo dejaron morir”, curiosamente a semanas del juicio.

En algunas de las notas en redes sociales que informaban la muerte del periodista, el hijo de Carlos Domínguez opinaba en comentarios; sin embargo, sus opiniones no fueron bien vistas por todos, pues consideraban inapropiada su postura y esto llevó a que fuera criticado y cuestionado fuertemente.

Sin necesidad de opinar sobre inocencias o culpabilidades en el caso del asesinato de Domínguez, Garza era una persona de quien no se había determinado aún su situación jurídica o agotado sus recursos legales y que murió en espera del juicio que tanto se había postergado.

Se trataba también de una persona que independientemente de su estatus legal, que como cualquier otro preso tenía derecho a ser atendido de manera oportuna cuando su salud lo requiere, como ha ocurrido en otros casos, pero no en éste.

La visita de Yo-Yo Ma a los dos Laredos puso a esta frontera en el radar internacional por un contexto político, pues su mensaje de “construir puentes y no muros” a través de la cultura iba con dedicatoria a Trump, particularmente porque dio el mensaje a escasos metros del río Bravo, que lejos de ser un discurso del montón, dio fuerza a sus palabras para que éstas resonaran en el resto del mundo.

La pena ajena que muchos no podrán olvidar es cómo políticos de la localidad -incluyendo a Pete Sáenz y Rivas- llamaban constantemente “Yo-Yo Man” (como hombre del yo-yo en inglés) al músico, lo que inmediatamente evidenció su desconocimiento total del mejor violonchelista del mundo.

El incendio de la Catedral de Notre Dame fue un evento por demás triste para la mayoría, pues aunque muchos se inclinen a una fascinación o morbo por la catástrofe, en este caso se trataba de un patrimonio de la humanidad que tenía el afecto de millones de personas que lo habían visitado o que pretendían algún día visitarlo, pues además del contexto religioso tiene un valor histórico enorme.

Río Revuelto Los Redactores

Fervor