El Mañana

miércoles, 26 de junio de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

45 días de fe… política

31 mayo, 2019

Aún no saben ni a qué ‘santo político’ le van a rezar, y muchos ya se andan hincando.– Mars

Pareciera mentira, pero en Nuevo Laredo en su mayoría los ciudadanos no saben a qué distrito pertenecen, cuántos de éstos existen, en sí qué candidatos son los que le corresponden, reconocer, que los propios candidatos, algunos de éstos no entiendan y en lo más mínimo ese compromiso, el por qué y para qué anduvieron promoviéndose; entonces mientras que los ciudadanos escucharon y atendieron a extraños, los candidatos por igual anduvieron y como extraños deambulando durante esos 45 días de fe… política.

Queda claro y por lo que se vio, que los candidatos y candidatas a diputados locales por ningún rumbo de la ciudad levantaron el ánimo, que no fueron suficientes sus propuestas ni mucho menos su publicidad para introducir a su principal objetivo a su campaña, como es el ciudadano, la ciudadana; por lo mismo esta etapa de proselitismo pasó fría, de ellos muy distante.

Este fenómeno no se debió, a que el cargo de diputado local no tenga tanta importancia como muchos así lo han querido entender, sino más bien a que a la propia ciudadanía no se le informe de una manera anticipada y constante en qué consiste dicha elección, de qué manera se distribuye la ciudad distritalmente, cuántos candidatos competirán por cada distrito, quiénes serán, por supuesto cuál será su función en caso de resultar ganador.

Esa ausencia de información, da a entender a muchos como ciudadanos, como ciudadanas, residentes de esta ciudad de Nuevo Laredo, que tanto los promotores de estas elecciones a nivel estatal, como los propios partidos políticos, sus candidatos y candidatas no les interesa en lo más mínimo interactuar con este tipo de detalles, sino más bien el tan sólo lograr ese arrebatado triunfo.

Pues como candidatos muy pocos se preocuparon por realizar foros ciudadanos para explicar paso a paso la función de un diputado local, en qué consiste su trabajo, a quién o quiénes representa, en qué tienen injerencia, qué es lo que pueden lograr, cuándo y de qué modo se le puede individual o grupalmente ayudar o apoyar al ciudadano.

Al verse que tan sólo demostraron sí mucho derroche de dinero en artículos promocionales, en pegoteos, en espacios a través de distintos medios comunicativos, electrónicos, pero que no decían nada, que no tenían ningún tipo de contenido que atrayera la atención de ese personaje intelectual, de ese profesionista, empresario, ama de casa, obrero, al estar lleno tan sólo sí de mucha promoción personal, pero escaso de propuestas o ideas que generen a Nuevo Laredo beneficios.

Entonces bueno sería entender cuáles fueron las estrategias de los partidos políticos que lanzaron a sus candidatos y candidatas a este cargo de elección popular, qué fue lo que planearon durante los meses anteriores para armar por decir así su campaña política.

Saber si efectivamente esos personajes realmente fueron los mejores, los idóneos para representarlos, qué cualidades vieron en ellos y ellas para confiar y totalmente no para ganar con su voto, sino para que ganara en progreso Nuevo Laredo.

Políticamente hablando Nuevo Laredo ya está más que maduro en estas cuestiones, la ciudadanía por igual ya entiende cómo y cuál es la mecánica que se ha seguido y por décadas en asuntos de elecciones, entonces no es posible que los mismos institutos políticos quieran seguir imponiendo esos mismos ritmos, esos mismos juegos tan sólo para sentirse ganadores, ser sus colores triunfadores, mas no el mismo pueblo.

Aquí no se trata ya de un conflicto de partidos, debe entenderse que Nuevo Laredo es y ha sido por siempre la frontera más importante de México, entonces es justo y necesario que ya se dejen a un lado tantos y tantos compromisos entre ustedes mismos, y realmente lancen no al candidato más comprometido o relacionado, sino al mejor en todos los aspectos.

Cuando exista esa credibilidad, cuando esa sea percibida por el propio ciudadano, ciudadana, entonces se podrá entender que hubo una campaña limpia y justa en donde están los que realmente deben estar, y no los empujados, acomodados o recomendados.

Quizás este próximo domingo día de la elección, todos salgan y en gran volumen a votar, no para escoger a su gallo, sino tan sólo para externar, que al menos sabe respetar su obligación como ciudadano.

Quizás este próximo domingo día de la elección, esos candidatos y candidatas no tengan ni cara para enfrentar a muchos de esos ciudadanos, esos que lleguen a murmurar, por el que voy a votar, cómo se llama el fulano.

Quizás este próximo domingo día de la elección, y al saberse el ganador ese flamante diputado, no tenga empacho en decir, que si el triunfo mereció, no fue por el sufragio fluir, sino porque absolutamente a votar nadie acudió.

Sin lugar a dudas que este próximo sábado para muchos candidatos y candidatas será un día de mucha creencia, encenderán veladoras, rezarán quizás hasta pensarán qué harán después de anunciado su triunfo o su penosa derrota.

Pero algo sí será cierto, que esos tantos candidatos, esos tantos partidos políticos, esos cuarenta y cinco días de campaña en donde hubo entre ellos traiciones, sufrimientos y negaciones para Nuevo Laredo será tal y como un viacrucis camino al calvario, por lo mismo la ciudadanía y al acudir a las urnas, ya no sabrá si por ellos va a votar o por ellos va a rezar un rosario.