El Mañana

lunes, 24 de febrero de 2020

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

5 años del ‘trenazo’ de Anáhuac

13 febrero, 2020

Se cumplieron 5 años de aquel fatídico viernes 13 de febrero
en que el chofer de un autobús Transportes Frontera que salía de Nuevo Laredo a
Nueva Rosita, Coahuila, le quiso ganar el paso al tren a la altura de Estación
Camarón.

Su imprudencia costó la vida a por lo menos 17 personas y a
meses de cumplirse el quinto aniversario del suceso, fue detenido en Chihuahua
y extraditado a Nuevo León para que pague por lo que hizo.

El percance superó la capacidad de reacción no sólo de
Anáhuac -que apenas tiene un par de ambulancias-, sino incluso de Nuevo Laredo
que tenía más de 30 heridos que trasladar y distribuir a hospitales de la
localidad.

Recordamos con claridad lo que fue en su momento recibir los
primeros reportes del incidente en los que sólo se decía que “un tren había
partido a un camión a la mitad” y que “había muchos muertos”, esas palabras ya
indicaban una catástrofe y los reporteros de este medio nos hemos acostumbrado
a presenciar escenarios trágicos de manera continua, pero esta era una tragedia
de otras proporciones.

En el camino a Anáhuac nos percatamos de varios accidentes
viales, se trataba de personas que iban a Nuevo Laredo en busca de sus
familiares a los hospitales o que iban tras las ambulancias en las que iban sus
seres queridos, la premura, los nervios y las malas condiciones de una vía ya
de por sí muy estrecha derivaron en esos percances.

Las ambulancias iban y venían, pues tan pronto dejaban a un
herido en algún hospital de Nuevo Laredo, regresaban por otro.

Al llegar al lugar, a pesar de haber visto tantas tragedias,
este parecía de entrada un hecho histórico, ver con nuestros propios ojos tal
atrocidad dejó marcado con tinta indeleble la fecha, imágenes e historias que
de ahí emanaron.

Los cuerpos ya sin vida regados por doquier, algunos
atrapados y destrozados entre la pesada maquinaria; los reportes iniciales no
mentían, el camión quedó partido en dos, un fragmento en cada extremo de las
vías del ferrocarril; al lugar llegaban personas preguntando por familiares que
habían abordado la unidad, todo era confusión, no había respuesta para todos,
no se sabía la identidad de muchos de los fallecidos ni de los heridos y de
estos últimos no había un informe claro de a dónde habían sido trasladados
hasta que pasaron varias horas.

Una de las historias que más conmovieron a la comunidad, fue
la de una pareja que había “escapado” de Nuevo Laredo para casarse al día
siguiente, un 14 de febrero, pero la muerte los separó antes de que pudieran
lograr el sueño de iniciar una nueva vida juntos.

El chofer fue detenido apenas a finales de diciembre del
2019 allá en Chihuahua, duró más de cuatro años prófugo, ahora se encuentra en
una prisión neolonesa en el marco de la fecha de su juicio y sentencia por la
muerte de 17 personas.