El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

500 migrantes, una llave

2 agosto, 2019

Imagínese ser regresado a México luego de varios días sin bañarse para permanecer de la misma manera bajo un techo de lámina bajo las instalaciones del INM por una semana más, esto junto a unas 500 personas cuya única opción de “saneamiento” es una sola llave de agua para todos.

Esa llave o grifo como el que tiene en su patio, deben turnárselo entre todos para bañarse (vaqueramente), lavar la ropa y hasta para tomar, pues las instalaciones del Puente I no estaban diseñadas ni adecuadas para funcionar como albergue y menos para tantas personas como las que se han visto los últimos días ahí.

Para los neolaredenses el tema se ha vuelto parte del paisaje, especialmente cuando la mayoría de los migrantes ya no se están quedadando en albergues de la ciudad.

Resulta que los que son llamados de los albergues para una audiencia de su asilo político, una vez que salen del refugio ya no regresan, mientras que los que cruzan el río y son atrapados por la “migra”, ambos eventualmente enviados de regreso a México, tampoco se quedan en la ciudad; en un principio eran enviados a Monterrey, pero ante la saturación ahora su destino es Chiapas.

Enviarlos lejos de la frontera en donde tienen la cita para evaluar su asilo político sólo reduce las posibilidades de que puedan regresar a tiempo para seguir su proceso, además de que muchos realmente ya ni tienen la intención de perseguir la ciudadanía en EU.

En los años que hemos registrado el fenómeno migratorio en la ciudad no nos había tocado ver tanto desánimo en los migrantes, pues regularmente se encontraba en ellos una actitud perseverante de regresar a Estados Unidos si los deportaban y de pelear hasta el final su caso si estaban en proceso de solicitar asilo político, pero estos días hemos escuchado puros testimonios de gente que sólo quiere regresar a sus países de origen.

La mayoría interpreta como una estrategia que aunque no es ética ni humana, parece estar funcionando, pues la presión psicológica con la que envían a los migrantes hace que muchos comiencen a desistir del sueño americano.

Aunque prácticamente todos regresen a México con cita, muchos han preferido no acudir, pues creen no tener oportunidades de lograr el asilo.

Acudir a la cita con el sistema legal americano implica presentar sus razones para el asilo; sin embargo, para esto se requiere asesoría legal de abogados estadounidenses que obviamente no tendrán si son regresados a México y acuden el “mero” día a la cita, sin argumentos suficientes para armar un buen caso.

Para variar e inaugurar agosto, comenzamos con suspensiones repentinas del servicio de agua potable en el poniente de la ciudad, obviamente la mayoría no alcanzó a juntar agua para sobrevivir la tarde de ayer sin el vital líquido en casa y esto sólo aumentó el enojo contra Comapa.

Algo que también ha sido frecuente son los apagones, pues prácticamente a diario en sectores completos se va la luz, regularmente en las tarde/noches cuando todos llegan a casa del trabajo a prender el aire acondicionado.