El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

A mis soledades voy…

20 marzo, 2019

Ninguno de ellos se conoció, sin embargo, compartieron varias cosas al final de sus vidas. Cuando murieron, tenían la misma edad: 65 años. Murieron de muerte natural, y también murieron solos y en la pobreza. Nadie debería de terminar su vida de esa manera.

Ignoro si alguien los recuerde, si alguien lloró por ellos, si vivían en soledad por voluntad propia o ajena, pero, debe de ser un motivo de reflexión para nosotros para no cometer el mismo error, la misma elección.

En un documento, el Papa ha afirmado lo siguiente:

“La costumbre nos seduce y nos dice que no tiene sentido tratar de cambiar algo, que no podemos hacer nada frente a esta situación, que siempre ha sido así y que, sin embargo, sobrevivimos. A causa de ese acostumbrarnos ya no nos enfrentamos al mal y permitimos que las cosas ‘sean lo que son’, o lo que algunos han decidido que sean. Pero dejemos que el Señor venga a despertarnos, a pegarnos un sacudón en nuestra modorra, a liberarnos de la inercia. Desafiemos la costumbre, abramos bien los ojos y los oídos, y sobre todo el corazón, para dejarnos descolocar por lo que sucede a nuestro alrededor y por el grito de la Palabra viva y eficaz del Resucitado”.

Hoy, nuestras emociones y sensibilidad se han vuelto tan debilitadas, que es fácil que nosotros seamos empujados en la sociedad, donde las compañías más agradables, no suelen ser las humanas, sino la de un frío aparato que no cuestiona, no juzga, siempre dispuesto las 24 horas del día y todos los días de la semana, siendo una tentación tan fuerte, que muchos son los que han caído en ella, incluso sin darse cuenta. Lope de Vega escribió hace siglos “A mis soledades voy, de mis soledades vengo, porque para estar conmigo, me bastan mis pensamientos”. Nosotros hemos cambiado esa última palabra por un dispositivo electrónico, con el que buscamos disipar el aburrimiento.

Vuelvo a citar al Papa:

“El consumismo hedonista puede jugarnos una mala pasada, porque en la obsesión por pasarla bien terminamos excesivamente concentrados en nosotros mismos, en nuestros derechos y en esa desesperación por tener tiempo libre para disfrutar. Será difícil que nos ocupemos y dediquemos energías a dar una mano a los que están mal si no cultivamos una cierta austeridad, si no luchamos contra esa fiebre que nos impone la sociedad de consumo para vendernos cosas, y que termina convirtiéndonos en pobres insatisfechos que quieren tenerlo todo y probarlo todo. También el consumo de información superficial y las formas de comunicación rápida y virtual pueden ser un factor de atontamiento que se lleva todo nuestro tiempo y nos aleja de la carne sufriente de los hermanos. En medio de esta vorágine actual, el Evangelio vuelve a resonar para ofrecernos una vida diferente, más sana y más feliz”.

Hoy la soledad es una tentación constante, ante las debilidades y limitaciones de las personas. No nos dejemos arrebatar la vida por estas actitudes que nos hacen perder lo mejor de nosotros mismos. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad