El Mañana

domingo, 08 de diciembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

¿A qué le tienen miedo?*

1 julio, 2019

Hicieron su marcha, pero como habíamos dicho, desde un principio pierde el sentido, pues no surgió como algo genuino, al contrario, fue forzado.
A sabiendas de que -además de tener los recursos- tienen el capital humano, convocaron a los empleados municipales y les hicieron un enérgico exhorto (es decir que era de a fuerzas) para que fueran a la marcha y llevaran familiares y amigos con camisetas blancas no partidistas, para ‘despistarle’.
Por si acaso, les dijeron que les iban a pasar lista en el lugar y que quien no se presentara iba a quedar en la ‘lista negra de quienes piden favores’.
Desde un día antes había quedado claro que todo estaba siendo fraguado desde el PAN local, pues circuló una captura de pantalla de un correo firmado por Ferrara Theriot -el presidente del comité local- en el que se convocaba lo que mencionamos al principio de esta columna.
Todo mundo tiene derecho a protestar por algo en lo que no está deacuerdo, pero en este caso nos queda claro que no se trataba de un genuino reclamo ciudadano, sino de los intereses partidistas y de quienes conforman la cúpula de los gobiernos azules; pues si hay que andar obligando para juntar gente, es obvio que no hay un interés del ciudadano común por manifestarse en este sentido.
Esto nos lleva a considerar que si están dispuestos a realizar tal movilización en la ciudad, sólo se puede interpretar como un temor de la fuerza del partido de López Obrador a nivel local para seguir ganando espacios en las siguientes contiendas.
Hay que considerar que para ser un partido de reciente creación, tuvo un crecimiento exponencial muy destacado, incluso en tiempo récord para entrar al gobierno federal, obtener mayoría en el Congreso, acaparar gubernaturas y sin irnos tan lejos, en Nuevo Laredo y Tamaulipas es el indiscutible contrapeso y principal amenaza de los gobiernos en turno.
Algunos se atreven a asegurar que si en las elecciones no hubiera estado la mano del gobierno del Estado, Morena se hubiera llevado prácticamente todo.

Algunos* -como Trump- siguen negando el cambio climático, pero mientras eso ocurre seguimos viendo fenómenos climatológicos severos en temporadas atípicas, como una granizada en Guadalajara que prácticamente sepultó tráilers y vialidades enteras, una onda de calor extrema en Europa y otros puntos del globo terráqueo que han derivado en muertes por esta causa.
Muchos de esos severos y atípicos fenómenos son atribuibles al cambio climático, tal vez no todos, pero si hay que considerar que aunque históricamente se han vivido muchos incidentes naturales de gran escala, durante los últimos años se están registrando demasiados, con mayor frecuencia y consecuencias de mayores proporciones, algunos incluso en lugares impensables, como bajas temperaturas en lugares cálidos y viceversa. Pero aún así, no se hacen los cambios sustanciales necesario para frenar consecuencias irreversibles.