El Mañana de Nuevo Laredo

Miguel Rodríguez Sosa

Pasadizo Secreto

Miguel Rodríguez Sosa

22 mayo, 2020

Abdala y Canturosas, la verdad perfecta



A la población de Nuevo Laredo sí que están llamando la atención las declaraciones de dos diputadas locales de distinta ideología política, pues por un lado se aprecia a una priista arrebatada y espontánea en sus declaraciones, y por el otro lado se refleja una morenista previamente preparada y aleccionada por lo que inquieta el saber, quién realmente posee entre Abdala y Canturosas, la verdad perfecta.

El tema, la aprobación de un crédito solicitado al Congreso del Estado por un monto de 4 mil 600 millones de pesos, empréstito que vendría según la autoridad estatal, a subsanar y contribuir mayormente en los gastos en cuestiones de la situación sanitaria que se está viviendo actualmente.

Las actuaciones de ambas diputadas están tomando dos vertientes diferentes, la priista alegando la ausencia de la otra el día de la votación, mientras la morenista, señala por igual esa omisión de firma para lograr el llevar a otros niveles legales la anulación del crédito aun ya por mayoría aprobado.

Prácticas algo común entre políticos de ese nivel; sin embargo, lo que realmente sorprende, es que ese estira y afloja entre ambas representantes ciudadanas, y como oposición, sus declaraciones no están de ningún modo enfocadas, direccionadas en cuestionar al que generó la petición del crédito.

No es por demás recordar el video que se estuvo transmitiendo hace algunos días a través de las redes sociales y en donde la diputada Yahleel Abdala Carmona, en su calidad de priista, pero muy personal y a manera de aclaración, externaba su sentir con respecto al mismo tema de autorización del empréstito.

Video y declaraciones cargadas en demasía con señalamientos en contra de sus contrincantes políticos, sobre todo de Morena, argumentos más que repetitivos, cargados con un marcado sentimiento, pero en otros momentos lleno de ese coraje y desesperación.

Mensaje que no la condujo a nada, al no ser esa manifestación un informe oficial de la investidura política que representa, ni tampoco ese informe de trabajo canalizado a su propio partido priista, sino más bien una justificación o denuncia personal direccionado hacia sus más cercanos simpatizantes o colaboradores.

Entendiendo que el utilizar esos medios electrónicos para dirigirse abiertamente hacia la opinión pública, no generarán esa sincera simpatía, aceptación o credibilidad de lo que ahí se exponga o se asegure.

Esto, al no contar con los elementos indispensables, por lo que serán vagas al no ser parte de esa oficial convocatoria, máxime por la investidura que representa.

Hoy, tristemente se ve cómo la diputada Carmen Lilia Canturosas Villarreal cayó por decir así en el juego político, prácticas muy arraigadas y conocidas del priismo local, esto al responder y del mismo modo hacia su “oponente” político, lo que evidencia y claramente que fue víctima de un mal asesoramiento hacia su persona.

Pues claramente se ve en dicho video del mismo modo transmitido por las redes sociales, que fue un tema más que preparado, una contestación demasiado mecanizada y estudiada en todo lo que se iba a decir y a cuestionar.

Tan bien editado que a cualquiera que lo haya visto no le dejaría duda alguna que para desarrollar dicho material, se haya contratado a todo un experto en esos temas para darle esa perfección.

Visible es, que los puntos ahí tratados, bien definidos y detallados fueron a modo, uno a uno encajados, justo como esa contradicción atinada, buscada para darle esa severidad deseada.

Video, que no aportó nada a la ciudadanía, sino más bien que cumplió sí con darle esa proyección a la diputada Carmen Lilia, pero dejando en claro que el objetivo final de dicho material, no fue precisamente el defender los intereses de Tamaulipas, de Nuevo Laredo, sino más bien el de reflejar ese lucimiento, invadido de ese sentimiento de conocimiento y superioridad.

En verdad que es lamentable, que estas nuevas generaciones de políticos neolaredenses, sigan actuando al viejo estilo, protegidos sí por ese sentimiento ideológico, pero tan distantes de esa nueva forma de hacer política que ya demanda la gente.

Entonces, si realmente quisieran o fuera su deseo poner en claro algo que solicita la ciudadanía, o que les nace internamente el sacar ese tema para que sea juzgado por la opinión pública, bueno sería el utilizar esos mecanismos de comunicación debidamente registrados, en consecuencia, serios, contar con un moderador profesional conocedor del tema o periodista ampliamente reconocido.

No hacer un debate, ni mucho menos utilizarlo como un ring para ver quién gana, sino de una forma separada, independiente, así externar sus puntos de vista sobre el tema a tratar; aclarar, justificar o ampliarlo con lo que aún no se ha dicho.

Aceptar esos cuestionamientos del moderador, enfrentarlos aun duros que parezcan, disipar dudas, dejar en claro el porqué de su postura.

Da pena, que ambas diputadas, quienes externan repetitivamente que luchan incansablemente por el bienestar de los neolaredenses, su comportamiento sea de este modo, como enemigas, que los colores de un partido les haga cambiar el semblante, en consecuencia, se estén viendo una a una como duras rivales.

Entender que al final de todo esto, se han alejado por sus rudas declaraciones del tema en cuestión, atacándose, exhibiéndose, dejando a un lado esa obligada unión para analizar y concienzudamente de que ya generado el empréstito estatal, se luchará con su talento, disposición y conocimiento para que esos recursos sean destinados correctamente.

De ser anulado, por igual levantarse la mano mutuamente en señal de triunfo si se puede considerar así, al no olvidar que en este momento y para Tamaulipas, para Nuevo Laredo tanto la diputada priista Abdala como la morenista Canturosas son de clara oposición al hoy oficial Partido Acción Nacional.

Más opiniones de
Miguel Rodríguez Sosa