El Mañana

jueves, 18 de abril de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

‘Abrazos’

20 febrero, 2019

En el marco de las fiestas en honor a George Washington, una de las celebraciones más queridas de los Estados Unidos desde hace muchos años, es la celebración del llamado “Abrazo” en el que dos parejas de niños, representando a ambas naciones, expresan la amistad entre dos países.

Algunos nostálgicos recordarán, ante el asombro de las nuevas generaciones, lo que antes significaba ese día, en el cual, artistas de talla internacional eran invitados a este festejo, acompañados por los gobernadores de Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Texas.

Ciertamente la celebración ha perdido su brillo, y no son pocos los que quisieran que desapareciera, principalmente los automovilistas que verán cómo se incrementa el tiempo de espera para pasar al vecino país, sobre todo, recordando cómo la relación entre ambas naciones, ha dejado de ser tersa por la complejidad de los problemas a los que hoy nos toca enfrentarnos. Pero eso, no debe de hacernos olvidar los grandes esfuerzos, a veces heroicos, que realizan ciudadanos de ambos países para superar obstáculos.

De la misma manera, y a veces con mayores esfuerzos, muchas familias buscan acabar con las divisiones que existen entre ellos, ya que se encuentran con unas divisiones más fuertes y dolorosas de la que algunos quisieran establecer: las divisiones provocadas por el orgullo y la terquedad, de quienes quieren aferrarse a sus privilegios, a sus egoísmos y caprichos.

¡Cómo hacen falta los abrazos en las familias! ¿Por qué tenemos que esperar fechas como las navidades? ¿Por qué nos lamentarnos de no haberlos dado en los funerales?

Hace poco, en el periódico apareció la noticia de un hombre de la tercera edad, que tuvo una extraña muerte, ahogado en un charco, quien vivía solo y en situación de calle y parecía buscar la muerte, resumía su soledad con una triste sentencia: había sido malo con su familia. Y así, prefirió hundirse en su soledad, antes que cambiar de actitud, donde la madurez, más que aclarar su mente, la oscureció. ¿Tendremos que hundirnos de esa manera para recapacitar?

Por eso, una fiesta como la del Abrazo, más que ponernos a ver nuestras diferencias y mostrar nuestros resentimientos, deberían de ser una invitación para ver lo que nos hermana… en realidad, ese es el espíritu de la fiesta: celebrar lo que nos une y luchar contra lo que nos separa. Lo que vale para dos países, vale para las personas y las familias. Nunca han sido buenos los tiempos para recordarlo, basta con hojear los libros de historia que nos recuerdan lo difícil que es lograrlo, pero el sentido común y lo mejor de los seres humanos nos muestran que eso es posible, que cualquier esfuerzo por lograr la fraternidad vale la pena.

En su bello documento sobre la fraternidad humana, en los Emiratos Árabes, podemos leer:

“Nosotros, aun reconociendo los pasos positivos que nuestra civilización moderna ha realizado en los campos de la ciencia, la tecnología, la medicina, la industria y del bienestar, en particular en los países desarrollados, subrayamos que, junto a tales progresos históricos, grandes y valiosos, se constata un deterioro de la ética, que condiciona la acción internacional, y un debilitamiento de los valores espirituales y del sentido de responsabilidad. Todo eso contribuye a que se difunda una sensación general de frustración, de soledad y de desesperación, llevando a muchos a caer o en la vorágine del extremismo ateo o agnóstico, o bien en el fundamentalismo religioso, en el extremismo o en el integrismo ciego, llevando así a otras personas a ceder a formas de dependencia y de autodestrucción individual y colectiva.

“La justicia basada en la misericordia es el camino para lograr una vida digna a la que todo ser humano tiene derecho.

“El diálogo, la comprensión, la difusión de la cultura de la tolerancia, de la aceptación del otro y de la convivencia entre los seres humanos contribuirían notablemente a que se reduzcan muchos problemas económicos, sociales, políticos y ambientales que asedian a gran parte del género humano”.

Una actitud en la que usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Caravanas