El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Advertencia

23 enero, 2019

La terrible tragedia en el Estado de Hidalgo ha hecho correr ríos de tinta en los periódicos y revistas y ha sido el tema principal de muchas conversaciones, donde encontramos opiniones de todo tipo, desde justificar a quienes recogían el combustible, hasta satanizarlos, donde de nada sirvieron las tibias advertencias de las autoridades, que probablemente no pudieron convencer a la gran mayoría de los pobladores, cuya determinación a recoger ese líquido, superaba con creces la más mínima prudencia.

¿Y si esto hubiera pasado en Nuevo Laredo? ¿Hubiéramos reaccionado igual? Es decir, si hubiera habido escape de gasolina en un ducto de Pemex ¿hubiéramos hecho lo mismo? Si ya ha habido otros casos de rapiña en la ciudad (desde aguacates hasta detergentes) ¿nos habríamos detenido? ¿Seríamos testigos de los mismos resultados? Muy probablemente que sí.

En muchas partes del país, son demasiados los que se suman a realizar acciones antisociales y violentas, a pesar de que son muchas las advertencias de que se disuadan de ellas, y son muchos, pero muchísimos más, los que han fallecido por causa de ellas, que los fallecidos de Hidalgo y que, a diferencia de ellos, no aparecen en los periódicos ni reciben ningún tipo de condolencias… Algunos lo llaman karma y en la Biblia se llama “Se cosecha lo que se siembra”.

En una de sus cartas de este año, el Papa escribe:

“¿Cómo es posible que, en el mismo momento de la historia del mundo en que los recursos económicos y tecnológicos disponibles nos permitirían cuidar suficientemente de la casa común y de la familia humana, sean precisamente estos recursos económicos y tecnológicos los que provoquen nuestras divisiones más agresivas y nuestras peores pesadillas?

Los pueblos sienten aguda y dolorosamente, aunque a menudo confusamente, la degradación espiritual que subordina la vida a un mundo y a una sociedad sometida a esta paradoja. La tendencia a anestesiar este profundo malestar, a través de una búsqueda ciega del disfrute material, produce la melancolía de una vida que no encuentra un destino a la altura de su naturaleza espiritual.

Debemos reconocerlo: los hombres y mujeres de nuestro tiempo están a menudo desmoralizados y desorientados, sin ver. Todos estamos un poco replegados sobre nosotros mismos. El sistema económico y la ideología del consumo seleccionan nuestras necesidades y manipulan nuestros sueños, sin tener en cuenta la belleza de la vida compartida y la habitabilidad de la casa común”.

Hasta aquí las palabras del Papa. La mediocridad en la conducta siempre estará al alcance de la mano. Es notorio cómo muchos de nosotros, al ignorar las advertencias de la sensatez, nos hemos “quemado” de tal manera, que hemos llegado a calificar nuestro comportamiento, no como destructivo, sino con la astucia de la cual podemos sentirnos orgullosos, permitiendo que destruyan nuestra propia humanidad, provocando, no la atrofia y destrucción de un cuerpo, sino de nuestros propios valores, que elevan la calidad del ser humano que pugna por librarse de su egoísmo.

Pero en ello, usted, como siempre, tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad