El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Aguacates cervezas y detergentes

3 julio, 2019

No es la primera vez que ocurre, y no creo que sea la última, pero los comportamientos de las personas han sido idénticos y tienen un nombre: rapiña. Hace unos años fueron aguacates. Tiempo después fueron productos de limpieza y la semana pasada cerveza. Eran personas de toda edad, dispuestos a ganar la mayor parte del botín, mientras las autoridades eran incapaces de poner orden ante este tumulto.

Si bien es cierto que este comportamiento no es exclusivo de Nuevo Laredo, sino que se repite de una manera recurrente en el país, y en muchas partes del mundo, surge la pregunta: ¿Por qué nos comportamos así? ¿Quién de nosotros –si queremos ser sinceros-, no hubiera actuado de manera similar?

“¡Pórtate bien! Siempre y cuando alguien te esté viendo”, afirmaba, medio en broma y medio en serio, un sarcástico Mark Twain en el siglo XIX en un principio que sigue siendo válido para muchos en una sociedad, en que las oportunidades como éstas, no suelen ser desaprovechadas.

Esta doble moral, que nos lleva a actuar bien, solamente cuando nos convenga, es una de las principales causas de la corrupción que existe en todos los niveles y que tanto ha dificultado a la convivencia humana.

En un mensaje reciente, el Papa citó a un autor que en 1925 escribió las siguientes palabras, que no han perdido actualidad:

“La ley del amor no es una ley política; está bien en la Iglesia, está bien con las familias, está bien en las relaciones privadas. Es cierto que muchos, hoy en día, incluso cristianos aguados, se presentan como orgullosos censores de quienes se ocupan de la vida pública; y definen la política como una cloaca de males, un elemento de corrupción, un desencadenamiento de pasiones; y por lo tanto algo de lo que mantenerse alejado; confunden el mal método con lo que es, en cambio, la participación obligada de los ciudadanos en la vida de su país. Realizar una política buena o mala, desde el punto de vista subjetivo de quien la practica, depende de la rectitud de la intención, de la bondad de los fines que se deben alcanzar y de los medios honestos que se emplean para este fin. Así es como piensan los cristianos de todos los tiempos y de todos los países. Y con este espíritu, el amor al prójimo en la política debe estar en casa y no debe ser excluido como un extraño: ni debe ser expulsado haciéndolo saltar por la ventana, como un intruso. Y el amor al prójimo no consiste en palabras, ni en zalamerías: sino en obras y en verdad”.

La rapiña, no es más que la falta de control en un instinto primitivo, típico de conductas carroñeras, de las cuales es difícil desembarazarse, pero es lo que nos hace racionales. Hacer la diferencia, es algo que depende de nosotros. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.

padreleonardo.hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad