El Mañana de Nuevo Laredo

Padre Leonardo López Guajardo

Compartiendo Opiniones

Padre Leonardo López Guajardo

2 septiembre, 2020

¡Águilas del América!



Quiero aclarar, no le voy al “América”. Tampoco esta es una nota deportiva. Pero, el año pasado, el Papa envió una felicitación a este equipo, que en septiembre cumple sus 104 años:

“Es un gusto saludar a todos los participantes y televidentes de la celebración por el 103 aniversario del Club América. En este saludo quiero incluir también y de modo especial a todos los clubes de la querida República de México, de todos los lugares del país y todas las categorías. Los felicito por unir en su tarea el deporte y la integración social con tantas iniciativas solidarias. El futuro no se construye con lamentos sino con decisiones como la suya”.

Pero, más que quedarse el Papa en el aspecto deportivo, la segunda parte del mensaje se vuelve profundo y cuestionador:

“También me alegra especialmente que al celebrar este aniversario, el Cardenal Don Carlos Aguiar bendiga el ‘Aguilario para la conservación del águila real’. Sé que el águila real, símbolo del Club América, es una especie en extinción. Espero que este gesto en favor de la biodiversidad, ayude a tomar conciencia de la impostergable necesidad que tenemos de cuidar nuestra ‘casa común’. Tanto el medio ambiente como las personas, sin excluir a nadie, pero cuidar la casa común, cuidarnos mutuamente. Quiero decirles también que rezo por la unidad del pueblo mexicano, para que la amada Virgen de Guadalupe los siga cubriendo con su manto para no caer en la mezquindad de intereses de pequeños grupos, sino que la rica diversidad de culturas y miradas que existe en su hermosa tierra, pueda integrarse cada vez mejor. De manera tal que lo que predomine sea la búsqueda del Bien Común, con especial esfuerzo en la integración de los más postergados.

“Y, por favor, cuando ustedes recen, cuando eleven sus plegarias a la Guadalupana, cuando la miren con ternura, no se olviden de rezar por mí. ¡Que Dios los bendiga!”.

Y este mensaje lo quiero retomar en este inicio de mes, el llamado Mes de la Patria, el cual, a diferencia de otros años, no veremos el fervor patrio reflejado en las calles, en las escuelas o en las fiestas, lo cual, no debe de apartarnos del reto actual, en que el miedo, la desconfianza, la incertidumbre y los desafíos que nos esperan ante “la mezquindad de intereses de pequeños grupos”, cuyos métodos e intereses que rayan en la violencia, nos aíslan y dividen.

“Proponemos una cultura de la vida anclada en la promoción de valores, el fortalecimiento de la familia como núcleo de cohesión social, transmisora de valores culturales, éticos, sociales, espirituales y religiosos. Con tristeza advertimos que sin familias fuertes en la comunión y estables en el compromiso, los pueblos se debilitan y son presa fácil de los males que destruyen las personas.

“México es un gran país, que no merece vivir bajo el miedo y la amenaza de unos cuantos que quieren acabar con los jóvenes, con sus hombres y mujeres, creando una cultura de terror y de muerte. Redoblemos esfuerzos en pro del fortalecimiento de la familia, lugar primario de la humanización de la persona y la sociedad, porque sólo así podremos sembrar en nuestro pueblo valores auténticos de responsabilidad social y solidaridad”.

Estos últimos párrafos, de un comunicado de los Obispos Mexicanos ¡en el 2005!, sigue sin perder actualidad, y sigue siendo un programa de vida si realmente queremos demostrar nuestro amor a México. Pero en ello, como siempre, usted tiene la última palabra.
[email protected]

Más opiniones de
Padre Leonardo López Guajardo

30 septiembre, 2020

Christian

23 septiembre, 2020

Esta tarde vi llover…

16 septiembre, 2020

Un Grito inédito

9 septiembre, 2020

¡Vivió por la Patria!

26 agosto, 2020

Érase una vez en Italia

19 agosto, 2020

Leonardo Del Vecchio