El Mañana

lunes, 24 de junio de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

Ahí les hablan

14 abril, 2019

Si se da la reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública, supuestamente estimada para este 2 o 3 de mayo, aquí en Nuevo Laredo, con el Presidente de la República encabezándola y con los titulares de las Secretarías de Seguridad Pública, Defensa Nacional, Marina y Armada de México y de la Fiscalía General de la República y posiblemente el nuevo cabeza de la Guardia Nacional, entonces -y sólo entonces- podría decirse que no todo está perdido para Tamaulipas.

Elegir Nuevo Laredo (y si no Ciudad Victoria o Reynosa) para la próxima reunión de tal consejo y cónclave de autoridades en la materia, podría ser de mucho beneficio para la entidad, pues para ejemplo nacional, sin duda que se haría alusión a las nefastas actuaciones de los gobiernos estatales y algunos municipales, administraciones que serían señaladas por sus negligencias en la materia (lo de negligencia es por llamarle lo más amigablemente posible y no decirle complicidad con los criminales).

Si por enésima vez viene Andrés Manuel López Obrador -lo que nunca hizo Enrique Peña Nieto como Ejecutivo nacional- las fuerzas arriba referidas, lo tendrán que poner muy al tanto de lo que ocurre en Tamaulipas y la región, de cómo están las cosas por acá, de la actuación -incluso la pasivamente amafiada- de este Gobernador y de algunos munícipes, tal y como el nuestro.

Si bien todas las entidades del país ya están igual, como por ejemplo Guanajuato que ya es un infierno y se tornó como Tamaulipas, Michoacán, Guerrero o Veracruz, también es cierto que el Consejo Nacional de Seguridad Pública, no vendrá en postura de “poner la otra mejilla” a los ataques de los gobernadores y alcaldes, que se han cansado de acusar al gobierno federal de ser el responsable y por ende, el único culpable de que las cosas estén como están en el país.

AMLO y los jefes policiacos y militares, de venir, lo harán con números en las manos, pero ojalá y también hagan señalamientos directos y contundentes a algunos pillos de cuello blanco, socios de los hombres de la cachiporra y el antifaz.

¿Y SI VIENEN A DAR GOLPE?

Así tenemos que si se da una Reunión del Consejo Nacional de Seguridad Pública en Nuevo Laredo, en una ciudad donde su alcalde es sospechoso de haber cometido un grave delito de clonar camionetas de la Marina Armada de México (ilícitos graves del orden federal) no podría pasarse por alto, tal conducta antisocial de la primera autoridad de la ciudad.

Los vehículos fueron encontrados guardados en el edificio de gobierno, anexo a la presidencia municipal junto a la central de Bomberos, Protección Civil y C4, además de que hay videos y fotografías de tales muebles sirviendo de protección al Alcalde, persona que se autoseparó del cargo, para buscar reelegirse, utilizando tales trocas, en sus recorridos, mítines y demás actos proselitistas.

Así que si vienen el Almirante, José Rafael Ojeda Durán, titular de la Semar, además del General de Brigada -en proceso de retiro- Luis Rodríguez Bucio, como nuevo Comandante o jefe máximo de la recién creada Guardia Nacional, esperemos algo al respecto.

Luis Rodríguez Bucio es un viejo conocido de Nuevo Laredo, estuvo en esta zona noreste, del año 2011 al 2013.

No se puede pasar por alto el delito aquí señalado, si es que se desea sentar las bases de la aplicación de la justicia, del derecho, del firme compromiso de combatir al delito en todas sus clases y formas, contra quien sea. Tal y como lo es el delito federal de suplantar, falsificar, aparentar, personificar sin serlo, a una fuerza de la ley ¡y Federal!

¿Cómo combatir la corrupción y la impunidad?, nada más y nada menos, que persiguiendo y castigando a los culpables, para ejemplo de todos los mexicanos.

Así que este caso ocurrido en nuestro municipio, se tiene que aclarar, pues aunque todo apunta a su presidente municipal, nadie más que la autoridad federal aludida, en este caso la Fiscalía General de la República, debe dejar muy en claro qué fue lo que ocurrió y a quién van a castigar, pues delito hubo y quedó muy claro.

Serviría que ni mandado a hacer lo de “trocas”, para decirle a todos los mexicanos, que ningún gobernante está por encima de la ley. Porque el país no está como para castigar a unos y dejar sin pena a otros, hay que poner el ejemplo, máxime si lo que se desea es meter al redil a todos en el país, para que las cosas se compongan en toda nuestra república.

Qué mejor para el Consejo Nacional de Seguridad Pública, de arrestar a quien haya sido el responsable de este asunto y también si fue propia gente de esa secretaría federal, pues que a ellos los condenen.

Feliz domingo.