El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

18 septiembre, 2020

Ahora hasta el 21 de octubre



El miércoles muchos estaban a la expectativa de que los puentes reabrieran, todo por la difusión local de una información, pero ya en modo de teléfono descompuesto.

A pesar de que ya había ocurrido seis veces antes y que parecía quedar claro que una instrucción de apertura o extensión de restricciones sólo podían venir de parte de los gobiernos federales de México y Estados Unidos, pero por alguna extraña razón, algunos creyeron que porque Rivas y Pete Sáenz habían dicho que pedirían considerar la situación de esta frontera, habría la posibilidad de que se abrieran los puentes de manera repentina, obviamente que no tienen el poder, convocatoria ni eco para tener un impacto en este sentido.

En parte, entendemos que esa esperanza de la reapertura, aunado a la desesperación, llevaron a algunos a creer en esa posibilidad, aunque el sentido común dictara lo contrario.

Al final, tal y como ha ocurrido desde marzo a la fecha, fue desde la Secretaría de Relaciones Exteriores de México en acuerdo con Estados Unidos, mantener las restricciones de cruce a los mexicanos con visa de turista, al menos, hasta el 21 de octubre.

Por el descenso de casos, existe la posibilidad de que a finales de octubre ya se reactivará el cruce con motivos no esenciales, seguramente con medidas especiales, pero al final todo depende de que no se registre un rebrote, pues incluso si se generara esa reapertura, si los casos y defunciones subieran de nuevo, se volvería a cerrar.

El gobierno municipal cacareó las pruebas rápidas del Covid, pero lo que no han dicho es que -al menos- al principio las aplicaron mal, pues se supone que deben esperar 15 minutos para que arroje el diagnóstico, pero en su lugar, inmediatamente después de realizarlas, les decían a los pacientes -que iban con síntomas de Covid-19- que el resultado era negativo, enviándolos a casa creyendo que estaban libres del virus.

Esto pasó con más de 160 pruebas que se aplicaron el lunes por parte del personal de Salud, en los tres puntos se instalaron en la Explanada Baca Calderón, Subestación de Bomberos 4, ubicado en el Bulevar Las Torres de la colonia Vista Hermosa y Subestación 5, en el Bulevar Canseco de Reservas Territoriales.

El problema fue que la gran mayoría que acudió presentaba los síntomas y les daban resultados negativos, todo por el desconocimiento de cómo usarlas, pese que tienen instructivo, por lo que de tener esta enfermedad, habrá una gran contaminación de personas.

Manejar cuando llueve en Nuevo Laredo implica recordar las calles y cuadras específicas que se inundan para trazar mentalmente una ruta estratégica para realizar los traslados básicos como acudir al trabajo o de regreso a casa.

En redes sociales, cientos de neolaredenses inmediatamente recordaron a Rivas y cómo ha insistido con su parque acuático y hasta mover el estadio de beisbol -ubicado en la Nueva Ciudad Deportiva- a la cercanía del Centro Cultural en lugar de priorizar el problema que ocupa y preocupa a todos, las condiciones de las calles y el deficiente sistema de drenaje en la ciudad, claro que como son obras que no puede promocionar tan fácilmente para sus aspiraciones políticas, no les da prioridad.

Desde autos y hasta camionetas quedaron varados, pues en esta ocasión la lluvia fue constante en el transcurso del día de ayer.

Más opiniones de
Los Redactores