El Mañana

sábado, 16 de noviembre de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

Alcalde fulero

10 noviembre, 2019

“Cada día mejor”, “Aquí hacemos las cosas bien y “Resultados
que se ven”, son tres de los slogans mentirosos, falaces y desgraciados, de
esta administración municipal embustera, mismos que desde hace meses, no les
hacen mucha gracias a los vecinos de la colonia Colorines (“Con orines” se llaman
ellos mismos, como buenos mexicanos burlándose de su mal fario).

Las familias de la calle Doctor Héctor González Lugo
-ilustre galeno y político nuevolaredense que no estaría nada conforme de ver
las condiciones insalubres y el foco de infección en que esta administración
tiene dicha rúa que fue nombrada en su honor-, aseguran tener por lo menos seis
meses con dicha arteria tapada, cerrada con montañas de cascajo, impidiendo
tránsito de vehículo, con un emparejamiento medio rascuache.

Una vía que quedó en vil terracería y ya con un creciente
hacinamiento de basura, en lo que parece ser uno más de los arreglos a medias o
de los trabajos con banderazo y toda la cosa, pero que sólo quedaron en eso.

En nota del pasado 29 de junio el burricipio o La Yunta de
Nuevo Laredo, anunció inversión de un millón 060 mil pesos en pavimento
sólo  en el crucero de Clío y Héctor
González Lugo (también llamada o conocida como calle Borelas, pues la calles en
tal sector, tienen dos nombres, algo muy propio del cambiadero de nomenclaturas
en Nuevo Laredo).

Y se habló de otros 2 millones 674 mil pesos en alumbrado
público para tal zona de dicha colonia, pero no se refirieron a algo muy
importante, que sería la inversión para reparar y corregir los problemas de las
aguas negras, mismos que sí cita la regidora del sector, Samantha Bulás, pero
no menciona cantidad monetaria.

Empezaron en junio (el banderazo, porque el problema ya
tenía su tiempito atrás), pasó ya ese mes, igual transcurrió julio, agosto,
septiembre, octubre y ya estamos en noviembre día 10 y por lo que vemos, le han
metido tanta mano al asunto, como usted y yo lo hemos hecho estimado lector.

No es de dudarse que al rato hasta liquiden la obra por
completo, pagándola a precio de oro a sus amigos constructores o bien, a sus
prestanombres, a sus cuates proveedores como si hubiera sido terminada ¡y de la
mejor calidad! de acuerdo con las facturas que pudieran presentar.

Pero ahí no para su problema de los habitantes de Conorine…
¡Perdón! quisimos decir Colorines, sino que al muladar ese que parecen se ha
sumado el recrudecimiento de la citada fuga de aguas negras, mal tan recurrente
en la ciudad, que ya volvió a brotar o quizá nunca se ha reparado.

Esa monserga que a todos nos friega la salud y que como cosa
obligatoria, nunca puede faltar por doquier en esta ciudad que está “cada día
mejor”.

Las familias dicen que las putrefactas aguas con bastante
sólidos flotando -quién sabe qué serán, pero ya nos imaginamos- los están
enfermando a todos, que nadie en los departamentos municipales a los que han
hablado, como Comapa, Obras Públicas, Servicios Primarios, Salud y Medio
Ambiente, entre otros, jamás les han hecho caso, nadie se para por ahí.

LOMAS (JODIDO) DEL
RÍO Y El CACANARIO

Y si Colorines está mal, no está mejor la cosa en las
colonias Lomas (jodido) del Río, El Progreso (El Pobrezo le llama la raza
cábula), Villas de San Miguel (San Mugrel), El Campanario (con “C” intermedia),
Valles del Paraíso (Del Cacarizo, le nombran), Los Olivos 1 y 2 (Los Olvidos I
y II),  La Nueva Victoria (pírrica) y El
Triunfo (triunfo es poder llegar cada día esa colonia con puras brechas, rúas
de terracería, que cuando llueve, se pone más del nabo).

Todas las colonias populares de Nuevo Laredo, tienen lo que
vendría siendo su calle Héctor González Lugo, pero no una, sino muchas veces en
cada núcleo habitacional.

Sin pavimento, sin nomenclaturas, con fugas de drenaje o
agua potable, con falta de alumbrado público, sin banquetas, ni aceras y lo
peor que usted les quiera agregar.

“Cada día Mejor”, ¿en serio, no es burla?, con un
presupuesto anual de 3 mil 328 millones de pesos y pico, señores estamos
hablando de 10 mil millones de pesos en tres años, ¿con más de 100 colonias
dadas al cuás? ¡Por favor!

¡No nos jodan bola de bandidos! Y pensar que el hombre acaba
de inventarse un puesto para alimentar a un chango que le maneje la “Imagen
Institucional Estratégica”.

“Aquí hacemos las cosas bien”, en serio que ni la burla
perdonan, nosotros, el pueblo somos quienes deberíamos hacer las cosas bien y
no votar por sanababiches tan rateros y tan cínicos, en verdad.

“Resultados que se ven”, eso es lo que debemos presentar los
ciudadanos con nuestro sufragio, en las siguientes elecciones, dejarlos fuera
de los cargos públicos.

Porque, ¿ya saben estimados lectores, que el hombre este,
está trabajando para dejar en el cargo a su socio de oficina, al amigo
ninguneado de cuando ambos eran “perras flacas”, viles tinterillos, cuenta
chicles?

Ahora los dos tienen hartos billetes (todos eran capital del
pueblo) y con ellos piensan afianzarse y quedarse no solamente por cinco años
en el poder del pueblo, sino que por lo menos otros ocho, o sea, el lustro de
este mico actual y el siguiente trienio para su compadrito el monito
cilindrero.

Feliz domingo para todos ustedes, también para los vecinos
de la calle Héctor González Lugo, al rato los alivianan, aunque sea por un
rato, nada más.