El Mañana

miércoles, 19 de junio de 2019

Elba Balmori
Cicatrices del alma Elba Balmori

Almas gemelas

7 abril, 2019

No hace mucho vi una pareja de novios nada común, ambos en silla de ruedas y sus cuerpos con malformaciones congénitas. Ellos se desplazaban entre la gente ignorando a quienes los veían con curiosidad, al cabo de unos minutos los perdí de vista, pero su imagen perduro un poco más en mi mente. Supe que tenían un lazo de amor por la mirada que vi en ellos. No imaginaba cómo es que ellos se habían encontrado en la vida, cómo es que se habían sentido atraídos y cómo era posible que se amaran, pero recordé que el amor es así, no tiene explicación y llega cuando menos se le espera. Tanta gente sola en este mundo esperando encontrar el amor, y ellos, con sus limitaciones, estaban viviendo un amor envidiable porque podían amar viendo más allá de su físico. Entonces recordé lo extraño que es el amor. Pensando en eso escribí lo que ahora les comparto.

Contacto, ebalmorig62@gmail.com

De la Mano por la Vida
Yo no escogí nacer así, supe desde siempre que nunca habría alguien para mí, el espejo me decía que era diferente y que no soñara con el amor. Pero debo decir que ese sueño nunca se apartó de mi mente. Pasaron los años por mi vida volviendo mi cuerpo más frágil y a mi alma más sola, pero aun así mi espíritu volaba. Los días se volvieron años esperando algo que me hiciera despertar de la pesadilla en la que vivía cuando de pronto un día llegaste a mí. Ahí estabas tú, con tu cuerpo frágil como el mío y tu alma tan sola como la mía. Creo que cuando nos conocimos no vimos nuestras limitaciones sino nuestros corazones y vi en tus ojos aquel mismo sueño que se negaba a morir dentro de mí. Difícilmente puedo explicar lo que sentí, pero al tocar tus manos supe que tú sentías igual. No hicieron falta muchas palabras entre nosotros, parecía que nos entendíamos sin hablar y nos fuimos ese día agarrados de las manos y unidos por el alma. Algo había cambiado en mí y en ti, ahora no importaba más soportar en lo que se había convertido mi cuerpo porque tú estarías en mi vida hasta el final. Nuestro sueño ahora era una realidad que no queríamos perder por lo que decidimos unir nuestras vidas y por lo cual vivo agradecida. Ahora entiendo que el amor llega cuando menos lo esperas y depende de cada uno de nosotros el no dejarlo ir. Mi vida no es fácil, lucho cada día por hacer las pequeñas cosas que para otros es sencillo, pero amo y me aman como muchos jamás lo sabrán y eso es más de lo que un día soné encontrar.