El Mañana

miércoles, 20 de noviembre de 2019

Mario Canales
Economía sin Fronteras Mario Canales

AMLO y Trump, tan cerca y tan lejos

7 noviembre, 2019

El presente revela una coyuntura relevante. Se cumple casi
un año del inicio de la Presidencia de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en
diciembre del 2018 y falta un año para las elecciones presidenciales en Estados
Unidos en noviembre del 2020.

Si el próximo año el Presidente Trump gana su reelección por
cuatro años más, toda la Presidencia de AMLO coincidirá con la de Trump:

• AMLO: 2018-2024.

• TRUMP: 2017-2024 (sujeto a la elección del próximo año).

Y esa coyuntura abre el espacio para la reflexión. Desde
hace un par de semanas, la relación entre ambos presidentes camina sobre
terrenos mucho más contenciosos que la fraternidad que distingue el inicio del
nuevo gobierno de México el año pasado. Reflejo de esa contención han sido los
últimos días.

La agenda bilateral entre México y Estados Unidos es un
abanico de múltiples componentes, unos de mayor impacto que otros. Hoy, el
enfoque de la relación bilateral se ha alejado del tema comercial que dominó
gran parte del 2017 y 2018 para dar paso a otros componentes de menor consenso.

Y en ese renovado camino, los presidentes AMLO y Trump se
dirigen hacia una inevitable discrepancia. Por ejemplo, hoy, la política
exterior entre México y Estados Unidos discrepa en fondo:

• México: El Presidente AMLO y el Canciller Ebrard han
sentenciado, una y otra vez, que la posición de México se rige por los
principios constitucionales de autodeterminación de los pueblos y solución
pacífica de las controversias.

• Estados Unidos: La política exterior se rige
unilateralmente por el Presidente de los Estados Unidos. La ejecución de la
misma se ha transformado desde canales diplomáticos hacia la cuenta de Twitter
del Presidente Trump.

Tampoco es nuevo. Cada país tiene sus intereses. Y en una
era donde el desarrollo de la agenda bilateral se rige en su mayoría por la
personalidad de cada Presidente, esos intercambios se vuelven más frecuentes.

Históricamente, prueba de las discrepancias al más alto nivel
son los conflictos diplomáticos. Por nombrar sólo alguno, en el 2011 el
Presidente Felipe Calderón le retiró su confianza al Embajador Carlos Pascual a
partir de la filtración de polémicos cables diplomáticos. En consecuencia, el
Embajador Pascual renunció.

Dice el Presidente López Obrador que “el Presidente Trump
respeta México”, a partir de su discurso en las Naciones Unidas. Y si, desde el
acuerdo migratorio en junio, el Presidente Trump repite que México ha ayudado
mucho en salvaguardar la frontera compartida. El mismo Presidente que meses
antes amenazaba con cerrar la frontera e imponer aranceles. Ambos, en sintonía
con los principios que rigen la presente política exterior de Estados Unidos,
ningunos.

Los presidentes AMLO y Trump, en una relación de contrastes,
caminan sobre uno de los periodos de mayor transformación en la historia de la
relación México-Estados Unidos. Al tiempo.

CC

¿Y el Tratado?

Twitter e Instagram: @economixs