El Mañana

lunes, 22 de abril de 2019

Ernesto Hernández Alarcón
Any Given Sunday Ernesto Hernández Alarcón

Mercado angelino

24 enero, 2019

Finales de Conferencia de antología, inéditas, polémicas y vibrantes. Todos los ingredientes para hacerlas “sui géneris”, y especiales en los anaqueles de la historia de la NFL. ¿La clave para los ganadores? La estrategia.

Sin duda, el encuentro entre Carneros de Los Ángeles y Santos de Nueva Orleáns será recordado por la no penalización de la evidente interferencia de pase de Nickell Robey-Coleman sobre el receptor Tommylee Lewis, en el último minuto del cuarto periodo. Si se hubiera aplicado el castigo, las posibilidades de victoria de los Santos hubieran sido mayúsculas y quizá estaríamos hablando de otro escenario, empero, no tenemos otra alternativa más que resignarnos y esperar que para el Super Bowl LIII tengamos un trabajo impecable por parte de los árbitros para ambos equipos, porque del otro lado, en el cotejo de la AFC, si bien no fueron tan descaradas (pero sí determinantes) también hubo llamadas arbitrales que favorecieron a Patriotas. Asimismo, considero que la liga, la próxima temporada, hará modificaciones en la revisión de esta complicada regla.

Ahora bien, al margen de este controversial tema, vayamos con las citadas estrategias. Los Carneros, cumplieron cabalmente con dos premisas: minimizar el ataque terrestre y contener al receptor Michael Thomas.
Entre Mark Ingram, Alvin Kamara y Zach Line, un “back-ground” élite, se combinaron para apenas ¡50 yardas! (derivado de esta situación Sean Payton, H.C. de Nueva Orleans, tomó un par de malas decisiones) Y el mencionado Thomas fue limitado a 36 yardas en apenas cuatro recepciones.

El regreso de Aqib Talib, veterano esquinero estrella de los Californianos que había estado ausente por lesión, pienso que fue fundamental. Sin él, en la semana nueve de la campaña regular, M.T. atrapó 12 pases para 211 yardas.

Gran diferencia… En las trincheras, el más destacado fue el apoyador Cory Littleton, con 12 tacleadas, y Dante Fowler Jr. con media captura y un golpe sobre Drew Brees que definió el rumbo del partido. Estoy convencido que Wade Phillips, coordinador defensivo, ha logrado ajustar una defensiva repleta de talento, con nombres como Aaron Donald o Ndamukong Suh, que tuvo pésimos números en campaña regular, en la unidad dominante que se esperaba desde un inicio.

Derivado de lo anterior, la escuadra dirigida por Sean McVay se ha re-dimensionado como ningún otro conjunto del circuito. Su ofensiva arrancó como un dínamo en el ataque aéreo, la cual giraba primordialmente alrededor de Todd Gurley, pero una lesión que lo mantuvo un tiempo marginado y la baja de Cooper Kupp, han obligado a McVay a decantarse por un ataque terrestre mucho más sostenido, con la inclusión de C.J. Anderson.

Asimismo, por aire, los Rams ahora apuestan por un esquema más dosificado. Jared Goff conectó, versus Saints, por lo menos dos pases hacia Robert Woods, Josh Reynols, Brandin Cooks, Tyler Higbee y Gerald Everett.
En términos generales, han logrado el equilibrio y gracias a ello, estelarizarán su cuarto Súper Domingo como franquicia, el primero fue en 1980 (S.B. XVIII) liderados por Vince Ferragamo donde sucumbieron ante los Acereros de Pittsburg y después los respectivos de Kurt Warner con cartones empatados ( XXIV y XXXVI, este último contra Pats ).

Y desde 1984, en aquel Super Bowl XVIII, protagonizado por los Raiders y los Pieles Rojas, la ciudad de Los Ángeles no tenía representante en el Super Bowl. Ahora, después de 35 años, y 3 de volver a la localidad, los Carneros tienen la oportunidad de revivir la pasión y entrega por la NFL en el importante mercado Angelino, ¿su único obstáculo? Tom Brady y los ya míticos Patriotas de Nueva Inglaterra. Abundaremos.

Any Given Sunday Ernesto Hernández Alarcón

Salad days