El Mañana de Nuevo Laredo

Mauricio Belloc

Selva urbana

Mauricio Belloc

25 octubre, 2020

Apúrele a Gertz Manero



Nuevo Laredo y Tamaulipas necesitamos la ayuda del gobierno federal, la sensibilidad del Presidente de la República, por eso hoy que nos visita como Ejecutivo Nacional, señor Andrés Manuel López Obrador, le pedimos encarecidamente este, el pueblo más mexicano de todos, que haga algo por nosotros, justicia en tres asuntos.
Que en la medida que le sea posible -por aquello de la separación de los tres Poderes de la Unión y también de los tres niveles de gobierno-, le pedimos encarecidamente que intervenga para que este pueblo tan pobre, ya no sea robado por sus gobernantes locales.
Primero y brevemente le diremos del gobernante burricipal, un gris tinterillo que hoy es el hombre más rico de la comuna, es multimillonario (ha dispuesto sin rendir cuentas, del grueso de más de 12 mil millones de pesos en presupuestos de egresos por los últimos cuatro años y todavía le falta un quinto año de manotear las arcas, misma que llegarán a contabilizar más de 15 mil millones de pesos).
Pero principalmente queremos hablarle del mandamás estatal, hombre también inmensamente rico, tras robarse lo que pertenece a los 43 municipios de la entidad, pero principalmente al de Nuevo Laredo (Fideicomiso Nuevo Laredo Puente Tres, presupuesto de Comapa y parte del tesoro municipal, del erario anual, cada año en sus últimos cuatro).
Señor Presidente no le tenemos que decir a usted, de la “fichita” que es nuestro ejecutivo estatal, usted lo conoce, le sabe al pie de la letra su “corrido”, como por ejemplo, de cómo orquestó trampas electorales para que en 2006 Felipe Calderón ganase la primera magistratura del país, robándosela precisamente a usted y que luego este “Comandante Borolas” le premiase con una senaduría, de la que ya sabemos por Emilio Lozoya Austin, exdirector de Pemex, cómo fue que la utilizó el tamaulipeco para enriquecerse, a la vez que para escalar la trama política del país y encumbrarse como el dueño del capital y de todo el poder en nuestro Estado.
Ya sabe usted que en favor de este granuja de Reynosa, Felipe Calderón pactó con Enrique Peña Nieto para convertirlo en gobernador, aun traicionando Peña Nieto al propio candidato del PRI, de su partido.
(Al fin y al cabo son de los mismos, la gente en la cumbre de ambos institutos políticos son lo que cocinan las posiciones de abajo, las repartideras regionales, indistintamente de las siglas y colores).

A.P.P. 012/2009
Los más de tres y medio millones de tamaulipecos, le pedimos señor Presidente, que la justicia sea rápida y expedita, sobre todo en las dos averiguaciones que el licenciado Alejandro Gertz Manero (FGR), tiene en su poder, ambas relacionadas con el ejecutivo estatal de esta entidad que hoy usted visita.
La ya muy conocida del caso Emilio Lozoya, donde lo señala directamente de extorsionador y corrupto, pero también no referimos a la Averiguación Previa Penal número 012/2009, esa que vino a desempolvar el senador Ricardo Monreal Ávila, aquel 1 de junio del año 2018, en la elección que fue robada por el goberladrón en los 43 municipios, para las alcaldías y diputaciones.
Ese expediente que el zacatecano de Morena, vino a Tamaulipas y le citó en su cara, una sórdida historia que verbalmente le restregó, llamándolo lacra, granuja, sátrapa, tirano y corrupto.
Señor López Obrador, ya está dicho el asunto, es del conocimiento público, con número de folio, entonces es que ese expediente del año 2009, ya no puede seguir durmiendo el sueño de la injusticia, no debe permanecer recóndito, escondido en la parte de a mero abajo del escritorio del titular de la Fiscalía General de la República.
Usted ha dicho que la justicia y la política no van, que no tiene que ver la política con el hacer justicia, que no deben mezclarse, entonces que se haga la luz, en ambos casos, o sea, el de Emilio Lozoya y también el ansiado “012”.
Uno de esos expedientes judiciales puede ser el vehículo que nos quite de encima a este tipejo, estaríamos a un tris de ser salvados los tamaulipecos, se tiene la llave para tal cosa, el no tener que aguantar todavía la friolera de dos años más de esta administración estatal, con un goberladrón que manotea como colibrí, pero este malandrín lo hace sobre el costal del dinero, no sobre una linda e inocente flor.
Líbrenos indirectamente de un tipo que se regodea glotonamente con el gran pastel, mientras que abajo de su mesa, todos sus paleros aplauden como focas frenéticas a la vez que esperan atrapar las migajas que aquel deja caer, no sabemos si involuntariamente se le derraman o las tira deliberadamente para burlarse de los muertos de hambre de sus seguidores.
Quisiéramos recordarle señor Presidente, que este tipo tiene el permiso del Congreso local (que él puso e impuso, como sus pollitos maiceados que son), para endeudar al Estado de Tamaulipas, con un empréstito por 4 mil 600 millones.
Préstamo o joroba económica que no ha hecho efectivo este mismo año, sólo por el gritadero del pueblo enardecido y por los legisladores federales ajenos al PRIAN, que intervinieron, para parar esa marranada.
Pero que sus negras intenciones no se le quitan máxime que -disculpe lo repetitivo- ya tiene la autorización de este Congreso entregado a él, que él impuso comprando votos al por mayor, en todos los distritos de Tamaulipas.

FIDEICOMISO PUENTE TRES
El tercer favor señor Presidente, es que intervenga para que el Fideicomiso Nuevo Laredo Puente Tres, nos sea regresado a la gente de Nuevo Laredo, el cual nos fue robado por Eugenio Hernández Flores hace 12 años, otro tipo que maquinó el fraude electoral del 2006 en favor de FCH y en contra suya, AMLO.
El Fideicomiso Puente Tres este tipo de Reynosa, lo lleva secuestrado durante sus cuatro años de gobierno estatal, eso tiene sumido a Nuevo Laredo en la pobreza, nos ha robado tanto.
Son miles de millones de pesos que en dos décadas ha generado en peajes de camiones de carga el Puente del Comercio Mundial.
Un paso binacional que es líder nacional, que es el número uno en la frontera norte de nuestro país, en el cual ni Tijuana y Ciudad Juárez ¡juntos!, se le comparan en ingresos por cobro de cruce a los camiones del comercio exterior que llevan mercancías a Estados Unidos y a Canadá.
Ese dinero nos lo ha robado a Nuevo Laredo, siendo que la ciudad puso todo su presupuesto anual de dos años, para edificar esa obra y que incluso contrajo una deuda multimillonaria tal que hoy a la vuelta de 20 años, seguimos pagando los nuevolaredenses.
Necesitamos ese fideicomiso, ese tesoro, para que nuestra ciudad no esté como usted este día la vera y también la olerá.

DEL BRIBÓN LOCAL, DESPUÉS
Ya los dejamos señor Presidente, deseábamos referirle un poco del bandido de casa, del maleante local, el truhán de esta tierra, el pillo de Nuevo Laredo, pero de ese sí nos podemos deshacer solitos, nada más es cosa de que primero caiga aquel de Reynosa.
Del ratón de este agujero, a ese no le auguramos un buen futuro, luego de tener un pueblo tan vejado, tan agraviado, afectado, robado, burlado y ninguneado.
Hoy sin duda que le pasearán por las mejorcitas calles del pueblo, unas que urgentemente parcharon por encimita y que limpiaron “nada más por donde pasa la suegra”, pero créanos que todo el pueblo está para llorar, es un muladar, nuestras rúas son un chiquero, un potrero, la ciudad huele muy feo.
Y es por eso que le decimos que tenemos un gobierno muy rico, multimillonario y en contraparte, un pueblo bastante pobre.
Bienvenido señor Presidente.

Más opiniones de
Mauricio Belloc

30 octubre, 2020

Nada de abrir puentes

29 octubre, 2020

Pleito en serio

28 octubre, 2020

San Juditas porfa

26 octubre, 2020

Gracias Presidente

24 octubre, 2020

El pejemensaje

23 octubre, 2020

Con estos oclayos