El Mañana

viernes, 28 de febrero de 2020

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Aquí no damos bolsas

8 enero, 2020

Una de las medidas que se ha implementado en gran parte del
país, ha sido de suprimir el uso de las bolsas de plástico en los comercios.
Una medida que se puso hace algunos años en las tiendas de Texas, y que fue
derogada.

No cabe la menor duda que la reducción de utilización de
bienes que no son reciclables, siempre será positivo. Lamentablemente nos
encontramos de que hemos cambiado nuestro comportamiento en que optamos por
hacer lo que nos es más cómodo, que por hacer lo correcto. Este fue el
principio que nos hizo cambiar el consumo de refrescos en envases retornables,
al uso mayoritario de envases no retornables. Sólo una compañía refresquera que
brinda la opción del consumo de refrescos en envases retornables.

Por otro lado, ante el elevado consumo de vasos térmicos,
una tienda de conveniencia ofrece la venta de café a un precio más bajo si se
lleva su propio termo. Desafortunadamente, el consumo sigue siendo mayoritario
en su presentación desechable.

Es preocupante que cada minuto, a nivel mundial se consumen
aproximadamente un millón de envases tipo PET, y el esfuerzo en Nuevo Laredo
por reciclar el plástico, fue desechado porque el costo es el de dos pesos por
kilo. Lo importante es reducir el consumo.

Dentro de la encíclica sobre la ecología, el Papa escribió,
entre otras cosas lo siguiente:

“Hay más sensibilidad ecológica en las poblaciones, aunque
no alcanza para modificar los hábitos dañinos de consumo, que no parecen ceder
sino que se amplían y desarrollan. Es lo que sucede, para dar sólo un sencillo
ejemplo, con el creciente aumento del uso y de la intensidad de los
acondicionadores de aire. Los mercados, procurando un beneficio inmediato,
estimulan todavía más la demanda. Si alguien observara desde afuera la sociedad
planetaria, se asombraría ante semejante comportamiento que a veces parece
suicida.

“Como suele suceder en épocas de profundas crisis, que
requieren decisiones valientes, tenemos la tentación de pensar que lo que está
ocurriendo no es cierto. Si miramos la superficie, más allá de algunos signos
visibles de contaminación y de degradación, parece que las cosas no fueran tan
graves y que el planeta podría persistir por mucho tiempo en las actuales
condiciones.

“Este comportamiento evasivo nos sirve para seguir con
nuestros estilos de vida, de producción y de consumo. Es el modo como el ser
humano se las arregla para alimentar todos los vicios autodestructivos:
intentando no verlos, luchando para no reconocerlos, postergando las decisiones
importantes, actuando como si nada ocurriera”.

Hasta aquí lo que dice el Papa. No podemos ser ecológicos
porque la ley nos obliga, o porque sea más económico o porque es lo
políticamente correcto, como si fuéramos dueños y no administradores de nuestro
planeta. Pero tampoco podemos conformarnos solamente con la reducción del uso
de las bolsas, mientras aquello de reciclar o reducir han sido apenas unas
palabras que aprendimos, y que poco estamos dispuestos a aplicar, porque nosotros
no estamos dispuestos a modificar nuestros hábitos. Pero en ello, como siempre,
usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Somos polvo

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Pandemia

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Davos