El Mañana

lunes, 16 de septiembre de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

‘Aramos’, dijo la mosca

10 marzo, 2019

La semana que recién concluyó, fue su alcalde de ustedes, a un periplo puramente de solaz y esparcimiento a Washington, Distrito de Colombia, él dice que fue a pedir por el Puente Internacional número cuatro de Nuevo Laredo, el quinto de Laredo, Texas, y también por el actual tres (cuarto de ellos). ¿No se enteraron? ¿No les dijo?

Discúlpenlo, él es muy modesto, no quiere que el pueblo sepa de su denodado esfuerzo por buscar beneficios a la ciudad.

¡Ja!, ja ,ja y más ja, me río de Janeiro.

Ya en serio, ¿cuánto nos habrá salido al pueblo de Nuevo Laredo ese viajecito a la capital de El Gabacho para hacer no sabemos qué diablos? Sí que tuvo que ser una aventurita bastante costosa, muy cara, a menos que los primos chicanos se la hayan “pitcheado”, pero no creemos, allá son bien marros, viven al American Style, cada quien pa’ su santo.

Dice que fue a Washington justito cuando públicamente urbi et orbi, los gringos emitieron un comunicado a sus huestes a que no viajen a Tamaulipas, por ser una tierra harto matona.

¿Es que a este bato no le asesora nadie? ¿Cómo se le ocurre ir a pasear a la mera mata del anti mexicanismo, precisamente cuando el asunto está más caliente, cuando es más acendrado ese odio del vecino del norte hacia el sureño?

A la gente en el Capitolio, en la Casa Blanca y hasta en el edificio Eisenhower, les repatea todo lo que huela al sur del río Grande (no Bravo, se llama río Grande para ellos), entonces ¿ustedes creen que le hayan echado un lazo a este mono?

Sólo fue a pasearse con la comitiva de Laredo, Texas, otros a los que -dicho sea de paso- ni pelan en Washington, pero que cada año se avientan su viajecito en los primeros de marzo, se van un domingo y regresan un jueves, si no es que se les antoja y se quedan hasta el fin de semana.

EN LOS CACHOS DEL BUEY

Y así tenemos que una burla más para Nuevo Laredo, se consumó por parte de quien nada más nos ha robado y burlado.

Un verdadero viaje de placer, uno más a la larga lista de “Viajero Frecuente”, ¡Ah cómo ha acumulado puntos este hombre y siempre con cargo al erario!

Eso es sólo lo que tenemos de este viaje a Gringolandia.

“Aramos” le dijo la mosca al buey, parada en los cuernos del sudado y amolado semoviente. El tipo de marras dice que fue al norte de la Unión Americana a cabildear por lo de los puentes internacionales entre ambos Laredos, o sea, a pedir para el Puente del Comercio Mundial (III de Nuevo Laredo) y por cuanto hace al soñado Puente IV (lado mexicano) y el V para Laredo, Texas.

Ni creemos que le hayan escuchado, ni nos tragamos nada de nada, pues para empezar, ¿por qué el muy sinvergüenza no le exige a su goberladrón de Tamaulipas que le regrese los cientos de millones de pesos acumulados por peajes en el “Fideicomiso Nuevo Laredo Puente Tres”?, el cual tiene secuestrado para su peculio personal, desde el primero de octubre del año 2016.

Y del puente cuatro, mejor ni hablemos, que es una grosería, cuando que en lugar de tender un puente que nos una, los bárbaros del norte nos quieren poner un muro que nos divida aún más.

En Washington, como en Ciudad de México, no pierden oportunidad para restregarnos que el Puente Solidaridad en Colombia, Nuevo León, no funciona ni a la tercera parte de su capacidad y que mientras no se le saque el provecho posible, Estados Unidos no va a autorizar ningún otro en las cercanías de ambos Laredos.

Así que díganle a su alcalde, que se deje de hacer pato y que todos sabemos que sus viajes son de sumo placer -que son muchos-, así que ni quiera disfrazarlos de periplos de trabajo, gestoría o de cabildeo.

¡Es más! Ni los que se avienta a la Ciudad de México, tampoco son de chamba, porque todo mundo sabe que allá tampoco le echan un lazo, ni lo pelan. Sólo se trata de saliditas divertidas.