El Mañana de Nuevo Laredo

Ernesto Hernández Alarcón

Any Given Sunday

Ernesto Hernández Alarcón

27 marzo, 2020

Arena, sol y sombra



Por alguna razón, la siguiente historia no pareciera extraída de un capítulo de “NFL Films” sino más bien de un cortometraje del director David Lynch.
Como demasiados seguidores de la NFL, un servidor guardaba la idea que la brillante, ilustre y “sui generis” carrera de Tom Brady terminaría en forma inexorable con los Patriotas de Nueva Inglaterra.
Fueron 20 años de gloria con ese equipo para un jugador que fue elegido en la posición 199 del draft colegial del 2000. Sus expectativas eran francamente nulas, sin embargo la historia, como ya la conocemos, fue extraordinaria para el mítico 12, considerado por muchos el mejor de todos los tiempos en la posición de mariscal de campo.
Me parece que un adjetivo que sería adecuado para definir esa trayectoria es: surreal (por todo el contexto y circunstancias que abordaremos en su momento). Y es que “surreal” es como percibo la imagen de Tom Brady enfundado en el uniforme de los Bucaneros de Tampa Bay.
Desde inicios de este año, el oriundo de la Universidad de Michigan dejaba entrever que su futuro inmediato podría tener un ajuste, al ingresar a la temporada baja como agente libre. ¿La opción económica podrá ser un factor determinante? (llegué a cuestionarme un par de veces) “No lo creo”, concluí. A final de cuentas es un personaje consagrado y millonario.
Sorpresivamente, a mediados de marzo soltó a través de su cuenta de Instagram una bomba (de nueva cuenta, surreal) donde informaba a todo mundo que su ciclo con los Pats había concluido.
Lo primero que pensé en ese momento fue el hecho de que, no habíamos escuchado a través de los medios de comunicación, acerca que la directiva de Nueva Inglaterra (llámese Robert Kraft y/o Bill Belichick) estuviera en “pláticas” (como mínimo) o hubiera existido alguna oferta para/con T-Brady.
Lo anterior me provocó generar en mi mente ideas desconcertantes. Una de ellas: ¡No acabaron en buenos términos! Estoy casi seguro, que algo subyace en esta historia que desconocemos (bueno, son los Patriotas al fin y al cabo).
Recientemente, en una conferencia de prensa, cuando se le cuestionó acerca de ¿qué le habría tomado para quedarse en Nueva Inglaterra?, Brady respondió, eludiendo con elegancia la pregunta: “No quiero hablar sobre el pasado, porque eso no es relevante para lo que es importante en mi futuro y lo que está sucediendo en esta temporada baja para mi…sé que los Patriotas tendrán un gran equipo. Ellos siempre lo hacen. Tienen grandes jugadores, gran liderazgo, grandes entrenadores; ciertamente les deseo lo mejor”, asentó.
La pregunta toral, es: ¿Quién gana, quién pierde, en los involucrados en este bendito movimiento? Mi respuesta: Todos pierden, simple y llanamente.
Abundaremos.

Más opiniones de
Ernesto Hernández Alarcón

10 agosto, 2020

Previos Temporada 2020

2 mayo, 2020

El Segundo Mejor

21 marzo, 2020

La Ligereza

12 marzo, 2020

Better, faster, stronger

7 marzo, 2020

Vivir Hoy