El Mañana de Nuevo Laredo

Luis Pérez-Benítez

En directo

Luis Pérez-Benítez

12 enero, 2021

Asalto al Congreso obliga a legisladores a huir



De acuerdo con un interesante trabajo de investigación preparado por David S. Cloud, Tracy Wilkinson, Chris Megerian y The Associated Press, publicado en su sitio por Latimes, violentos partidarios del presidente Trump irrumpieron en el Capitolio de Estados Unidos el miércoles pasado, rompiendo ventanas, saqueando oficinas y golpeando las puertas de la cámara, mientras que los legisladores, sacudidos, fueron obligados a huir.
La extraordinaria violación del orden democrático atribuido por ambos partidos a la incitación del presidente Trump, obligó a los miembros del Congreso a huir de la Cámara de Representantes y del Senado, bajo la vigilancia y ayuda de la guardia armada, retrasando el escrutinio constitucionalmente ordenado del Congreso de los votos de los colegios electorales para definir la validez o no de la elección y confirmar, en su caso, el triunfo de Biden.
En el desaguisado murieron cuatro personas, a saber, una mujer al parecer exmilitar que fue baleada por la policía del Capitolio de los Estados Unidos y otras tres personas que perecieron en “emergencias médicas”, según dijo a la Prensa Asociada el jefe de policía de D.C.
Las autoridades no revelaron las circunstancias del tiroteo. Varios agentes de la policía resultaron heridos, al igual que un alborotador que al parecer, cayó desde un balcón del Capitolio. El Capitolio a lo largo de su historia ha visto frecuentes protestas y algunos actos de violencia, incluyendo un bombardeo en 1915 y un tiroteo en la Galería de la casa por cuatro partidarios de la independencia puertorriqueña en 1954, pero nunca se había producido ningún motín comparable al del pasado miércoles.
El ataque detuvo el procedimiento de conteo de votos del Congreso durante horas y el debate se reanudó por la noche, con algunos senadores originalmente opositores a Biden y que cambiaron su opinión en su favor después del inusitado ataque al Capitolio.
Biden -etiquetando los acontecimientos como una clara “insurrección”- exigió que Trump fuera a la televisión nacional para cumplir con su juramento y defendiera la Constitución, y exigiera el fin del violento asedio. Por su parte la representante Liz Cheney, tercera republicana de la Cámara de Representantes, dijo en una entrevista de NBC que Trump tenía la responsabilidad de la violencia ejercida.
Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, dijo en una carta a sus colegas que la violencia había sido “instigada al más alto nivel”. La National Association of Manufacturers -pilar del establecimiento empresarial de manufactura de los Estados Unidos-, emitió una declaración diciendo que el vicepresidente Mike Pence, que fue evacuado de la Cámara del Senado cuando los alborotadores entraron, “debería considerar seriamente trabajar con el gabinete para invocar la 25ª Enmienda para preservar la democracia”, refiriéndose a la disposición constitucional que permite a la mayoría del gabinete declarar al presidente incapacitado.
Numerosos legisladores y líderes políticos en todo el país pidieron que Trump fuera procesado por segunda vez, a pesar de la expiración de su mandato en dos semanas. ¿En qué va a parar la situación política y jurídica de Donald Trump? Pronto lo sabremos. Hasta pronto. Fuente: https://www.latimes.com/politics/story/2021-01-06/

Más opiniones de
Luis Pérez-Benítez