El Mañana

miércoles, 23 de octubre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Audiencias sin migrantes

17 septiembre, 2019

Se llegó el día del inicio de las audiencias en las carpas bajo los puentes internacionales y entre las primeras impresiones resaltó que prácticamente se construyó una gran parafernalia para nada.

Se gastaron millones de dólares para construir las carpas y equiparlas con tecnología, para que al final llegara sólo una pequeña fracción de los migrantes citados.

script type="text/javascript" src="https://www5.smartadserver.com/ac?pgid=592805&insid=9016971&tmstp=[timestamp]&out=js&clcturl=[countgoEncoded]">

El gobierno de Laredo ofreció por un dólar -literal- un edificio en desuso para el fin de realizar las audiencias de asilo, pero al final decidieron gastar 75 millones en las carpas de Laredo y Brownsville; ayer a sus instalaciones acudieron 23 y cinco migrantes respectivamente.

Lo que muchos traducen de este despliegue es mostrar el músculo, pues incluso ubicar las carpas en un lugar visible desde el lado mexicano tiene como consecuencia enviar un mensaje a los migrantes.

Al final fueron muchos los mensajes que ha enviado el gobierno estadounidense a los migrantes, cada uno derivando en considerables cantidades de centroamericanos que desisten del sueño americano.

Desde la experiencia de pasar días en los fríos centros de detención, hasta ver los ejercicios operativos de la CBP en los puentes internacionales y ahora armando las imponentes carpas con un “look” de campo de concentración; todo ha tenido ese efecto de “asustar” migrantes.

Ayer los pocos que asistieron corresponden a los primeros que al llegar a Nuevo Laredo -en calidad de retornados- fueron enviados a Monterrey en autobuses, hay que considerar que si bien estos migrantes no se encontraban tan lejos y aun así fueron pocos los que lograron llegar, aquellos que fueron enviados a Chiapas tienen menos posibilidades de lograr llegar hasta acá.

Muchos desistieron desde su “retorno” a México, sus vivencias habían sido suficientes para querer simplemente regresar a sus países y ciudades de origen, pues a pesar de que huyeron por violencia y pocas oportunidades, se encontraron en México un ambiente -para algunos- incluso peor y en Estados Unidos un fuerte rechazo de las autoridades.

Las historias de los migrantes que contra toda adversidad hicieron el esfuerzo de acudir a sus citas, son realmente admirables, pues prácticamente nadaron a contracorriente, soportando violencia, pobreza, hambre y tantas atrocidades para intentar alcanzar ese sueño americano, fenómeno que parece haber cambiado radicalmente debido a las recientes políticas y medidas de los gobiernos, a los que se suma un clima adverso en la frontera y otros puntos de tránsito de los migrantes.

Para muchos, lo de hoy se traduce en una especie de cierre de capítulo en el tema migratorio que incluyó el fenómeno de las caravanas; pues esa baja afluencia resta visibilidad a la situación.

Si algo destacó ayer en el desfile de Independencia fue aquello que salta a la vista, pero que no es tangible y eso es el esfuerzo de maestros y estudiantes por mostrar lo mejor de cada uno de ellos y en perfecta coordinación.

Fueron horas y horas de ensayos para ofrecer un acto que parecería que sólo fueron unos minutos, pero llevó semanas prepararlo, especialmente para maestros y estudiantes que practicaron, practicaron y practicaron durante horas.

El sonar de las cornetas y de los tambores, el paso firme, el saludo respetuoso y lleno de fervor, hizo erizar la piel de más de uno en este desfile que se vio abarrotado de familias que vieron pasar a sus retoños, con el orgullo brotando por sus ojos, su sonrisa y su corazón.