El Mañana de Nuevo Laredo

Luis Pérez-Benítez

En directo

Luis Pérez-Benítez

22 diciembre, 2020

Aumento de salarios en frontera, ¿beneficia o daña la economía?



Hay quienes opinan que el aumento es bueno y otros dicen que es malo. De acuerdo con el boletín informativo publicado por el despacho de abogados Ibarra, Del Paso y Gallego, el 16 de diciembre del 2020, la Comisión Nacional de Salarios Mínimos aprobó́ el incremento al salario mínimo en un 15 por ciento, por lo que el salario mínimo general para el 2021 se aumentará de 123.22 pesos M.N. (6.21 dólares de los E.U.A.), a 141.70 pesos M.N. (7.14 dólares de los E.U.A.). Para la zona libre de la frontera Norte el salario mínimo diario también se incrementará en un 15 por ciento, pasando de 185.56 pesos M.N. (9.35 dólares EUA) a 213.39 pesos (10.75 dólares EUA).
A pesar del disgusto de ciertos círculos del sector privado por la desproporción de este incremento en comparación con el índice de inflación -del 2.76 por ciento entre diciembre del 2019 y noviembre del 2020,- el nuevo incremento será́ obligatorio a partir del 1 de enero del 2021, por lo que es probable que este 15 por ciento de incremento al salario mínimo sea utilizado como referencia en las revisiones salariales de todos los contratos colectivos durante el 2021.
Según se publica en un artículo firmado por el periodista José Ávila Muñoz en el sitio web de la Revista Expansión, dicho aumento provocó un intenso debate sobre el impacto de esta medida en el sector productivo que aún batalla para librar la crisis económica provocada por el coronavirus. Para algunos el aumento es benéfico y no es causa de inflación porque no es un aumento generalizado, pues es sólo para una proporción muy pequeña de la población que está en las peores condiciones económicas, según asegura Jiménez Bandala -especialista en Economía y Ciencias Políticas de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle- y añade que otro aspecto positivo tiene que ver con la integración al salario mínimo de los trabajadores agrícolas y a las trabajadoras domésticas que eran dos sectores de la clase trabajadora que estuvieron relegados durante mucho tiempo y que estaban en condiciones de miseria. Sin embargo, para otros el impacto del aumento será negativo para la economía.
Y es que para muchos se debió haber consensuado previamente el aumento con el sector industrial y las pequeñas y grandes empresas y esto no se hizo, lo que puede tener efecto inflacionario e impacto adverso en la recuperación económica, sobre todo por el lado del empleo formal, según señalaron voceros del EGADE Business School.
Para los expertos, el aumento no ataca el problema de fondo del país que es la falta de productividad de los trabajadores, pues sin productividad sólo se genera un paulatino empeoramiento del mercado laboral e inflación, según sostiene Gabriela Siller, directora de análisis económico-financiero de Banco Base. Y entonces ¿cómo aumentar la productividad? Jesús Garza -profesor de la EGADE- opina que dándoles a los trabajadores más competencias de calidad para que puedan contribuir más al desarrollo económico y agregó que es preciso contar principalmente con tres elementos: apoyo fiscal, invertir en ciencia y tecnología y aumentar la inversión pública, pues de otra forma el aumento de salarios generará inflación, y la inflación a largo plazo lo que produce es una disminución en el ingreso de los trabajadores.
Entonces amable lector, ¿usted qué opina? ¿Bueno o malo el aumento? ¿Serán los pequeños negocios -que son la mayoría- los que se verán afectados en la frontera y que se podrían generar despidos de trabajadores e informalidad del comercio? Ya lo veremos. Hasta pronto. Fuentes: https://expansion.mx/economia/2020/ y boletín informativo publicado por el despacho de abogados Ibarra, Del Paso y Gallego.

Más opiniones de
Luis Pérez-Benítez