El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Sopa del Día
Opinión Sopa del Día

Bachelandia

22 julio, 2019

¿Cuántos funcionarios hacen falta para cambiar una lámpara de alumbrado público?

Doce. Uno para cambiar el foco, otro para sostener la escalera y diez para presumir que gracias a ellos lo hicieron.

Este chiste tan común refleja una dolorosa realidad. Las tareas más fáciles, las labores más cotidianas deben pasar por un tortuoso camino burocrático para que funcionen correctamente en nuestras ciudades.

Lo que para otros es natural, como el agua potable limpia y a cualquier hora, para miles de neolaredenses es un martirio diario. A muchos, ni siquiera les llega el agua de la llave, a veces sale un chorrito, y cuando hay, de repente se va porque algo falló, culpa del clima, del calor, del frío, de la lluvia, de la tormenta, de la electricidad, de una descarga, de trabajos mal hechos -hace mucho tiempo, por supuesto- y de una sarta de pretextos infinita.

Imagine usted, ¿qué hace falta para tapar un bache?

Una cuadrilla de trabajadores. Una constructora. Un departamento de compras. Un departamento de Obras Públicas. Un departamento de Servicios Generales. Un jefe de cuadrilla. Un Director de Obras Públicas. Un Secretario de Obras Públicas. Un Secretario de Servicios Públicos Primarios. Veintiún regidores. Dos síndicos y un presidente municipal.

Todos esos deberían ser responsables de tapar los baches. Y ninguno puede.

¿Es de verdad necesario tener una nómina tan cargada para manejar un Ayuntamiento y que no puedan tapar un miserable bache?

“Arregla los baches primero”, responde el pueblo cuando escucha promesas labiosas, poco creíbles.

Que vamos a tener un equipo de beisbol de primer nivel. Arregla los baches primero.

Que somos la capital aduanera más importante de México. Arregla los baches primero.

Que cada día nuestra ciudad crece y somos “más mejor”. Arregla los baches primero.

Que van a llegar miles de empleos y que ya vienen empresas de Japón, Corea y Alemania que están haciendo fila, muy interesados en abrir sus fábricas en Nuevo Laredo. Arregla los baches primero.

Que Nuevo Laredo es cada vez una ciudad más segura y limpia. Arregla los baches primero.

Que van a gastar y regalar millones de pesos en mochilas, útiles escolares, uniformes y becas. Arregla los baches primero.

Que ya viene un nuevo hospital que están construyendo con toda la tecnología más fregona del “mundo mundial”. Arregla los baches primero.

Que somos ejemplo nacional con el premio del gobierno más limpio, cristalino, transparente, pulcro e inmaculado, con el mejor alcalde de toditito México. Arregla los baches primero.

Hace unos días, El Mañana publicó la estadística del Inegi, en la que 8 de cada 10 habitantes dice que los baches son uno de los problemas más comunes de Nuevo Laredo.

Señores funcionarios. Es claro. No les creemos los discursos huecos. Mejor, arreglen los baches primero.

¿Usted qué opina?