El Mañana

martes, 16 de julio de 2019

Mauricio Belloc
Selva urbana Mauricio Belloc

Bandidos secos del alma

16 junio, 2019

Más representativo no pudo ser el festejo del 171 aniversario de la ciudad este sábado 15 de junio, que el tener a la mitad del pueblo sin agua potable, en un día con 35 grados Celsius a la sombra, con un río Bravo que no te acabas y con 3 mil millones de pesos de presupuesto de egreso anual (van 9 mil millones en esta administración de casi tres años) como para haber tenido y mantener a Nuevo Laredo con el servicio público más envidiable de todo el país, ni qué decir en la frontera norte.

Pero “La Adictiva” y Edith Márquez están primero, el dinero de la ciudad hay que tirarlo en darle pan y circo a nuestro pueblo, es primero el chacoteo que satisfacer la primera necesidad del ser humano, después de respirar, que es la de beber agua, es la que le mantendrá vivo y después viene el comer, como prioridad básica para subsistir.

Y hablando de beber y comer, primero está -como lo fue ayer-, armar una “Campechaneada” por la Campeche, después será el “Paseo” por la Paseo y también “La Guerrereada” por la Guerrero (brillantes cerebros los del equipo de este hombre para idear los nombres de las pachangas, jolgorios, francachelas, parrandas, juergas, cachondeos, guarapetas y demás), tendientes y planeadas para distraer y dorarles la píldora a 350 mil habitantes o quizá ya llegamos al medio millón.

Nuevo Laredo llegó -gracias a todos los gobiernos municipales que han pasado en los últimos 40 años- a la obligatoriedad de que sus habitantes tengan que invertir varios millares de pesos, en una bomba hidroneumática y un tinaco, para allegarse el agua suficiente para la familia, en el hogar.

Si no se tiene el aparato presurizador y el recipiente para jalar el vital líquido -aunque el usarlos dejará a los más pobres sin el agua-, usted y los suyos van a sufrir severamente.

Y al rato ya ni con los aparatos y contenedores tales, pues ni siquiera habrá agua para succionar hacia nuestras casas. Así nos tienen los alcaldes, los cabildos, los últimos gobiernos de Nuevo Laredo, incluidos los casi tres años de la presente administración municipal.

MENTADAS A REPARTIR

Nos han querido vender la estupidez de que Nuevo Laredo tiene la única Comapa en Tamaulipas que trabaja con números negros, empresa paramunicipal autosuficiente para mantener su operación, administrativamente positiva, un ejemplo en todo el estado, la primera en Tamaulipas.

¿Y? ¿De qué sirven tales declaraciones, títulos, calificativos, faramallas y babosadas, si el pueblo no tiene agua en sus casas?

No hay semana en que una gran porción del pueblo no se quede sin agua potable, así decidieron estos hombres, lo planearon “inteligentemente”, administraron el descontento de nuestra gente, lo sectorizaron, establecieron que se vaya rotando por toda la población la falta de servicio.

Le dan otros nombres, inventan otras “emergencias” o fallas imprevistas del equipo, reparaciones planeadas, lo que sea, pero el caso es ir dándole vuelta al territorio, ir jodiendo a ciertas porciones del pueblo, nunca repetir la misma, antes de cortársela a otra.

Se trata de un injusto y maquiavélico tormento, pero no se vale, no, porque el gran capital monetario que tiene Nuevo Laredo es como para que no padeciéramos esto.

Incluso -fíjense la tontería que vamos a decir, percátense cómo nos trastorna a todos este problema de la escasez de agua-, estos rateros podrán dejar a Nuevo Laredo con calles accidentadas, llenas de baches, zanjas y socavones; podrán desgraciarnos con un alumbrado público “chimuelo”, donde hay una luz cada cuadra o cada dos o cada kilómetro, podremos tener un pésimo servicio de recolección de basura, lo mismo que de transporte urbano.

¡Y hasta tener ocho años sin policía municipal! Pero no hacer sufrir a nuestra indefensa gente sin agua, no es de seres humanos el provocar un solo día sin agua potable, todo porque decidieron robarse el dinero, alcaldes y gobernadores. Gente de Nuevo Laredo, estamos en nuestro bien ganado derecho, de acordarnos de los seres maternos de todos los que nos tienen sin el vital líquido, los de ahora y los de antes, incluidos todos los gobernadores del estado que han saqueado la Comapa de Nuevo Laredo.

Por último, ¿cuántos casos de enfermedades no causarán estos recurrentes cortes de agua potable, cuántos enfermos no agravarán su salud, ante la falta de suficiente vital líquido? ¿Cuántas víctimas se deberán a toda esta bola de bandidos? Feliz domingo, que lo gocen con bastante agua potable ¿o siguen sin ella?

Feliz domingo, que lo gocen con bastante agua potable ¿o siguen sin ella?