El Mañana de Nuevo Laredo

Mario Canales

Economía sin Fronteras

Mario Canales

13 febrero, 2020

Banxico decide



Para saber si las tasas de interés van a subir o van a
bajar, el Banco de México (Banxico) es la institución que marca la tendencia a
seguir.

Desde el año pasado el Banxico ha estado recortando su tasa
de interés referencia, proyectando una imagen de relajamiento crediticio. Eso
significa que, generalmente, las instituciones financieras tienen más margen
para prestar más y cobrar menores tasas de interés.

Las instituciones privadas tienen la discrecionalidad de
ejercer sus propios lineamientos crediticios, pero es válido argumentar que el
Banco de México todavía marca pauta sobre la economía.

La tasa de interés del Banco de México es de las más altas
del mundo. Algunos ejemplos de países emergentes:

• Turquía: 11.25

• México: 7.25

• Rusia: 6.25

• Sudáfrica: 6.25

• Indonesia: 5

Por eso, para el Banco de México todavía hay mucho margen
para seguir inyectando liquidez a la economía nacional, y levantar el
crecimiento. No es tarea del mismo procurar el crecimiento de la economía, sino
preservar el valor de la moneda nacional. Por eso, no son viables recortes
significativos a la tasa en el ánimo de levantar la economía.

Lo del Banxico es el arte del balance. Recortar para
levantar la economía, pero no tanto como para acelerar la inflación.

Tasa de interés objetivo, Banco de México: 

• 20/12/2018: 8.25

• 15/08/2019: 8.00

• 26/09/2019: 7.75

• 14/11/2019: 7.50

• 19/12/2019: 7.25

Los datos son claros y revelan una tendencia de recorte. Hoy
está proyectado que el Banco de México mantenga esa misma línea de recortes y
al mismo tiempo marcar pauta rumbo al resto del año.

PANORAMA

Esta coyuntura abre el espacio, tal y como se ha planteado
antes, para que la economía mexicana reciba el impulso hacia el crecimiento
económico. Las condiciones macroeconómicas existen para que el país crezca:
T-MEC, resolución parcial de guerra comercial EEUU-China, inflación baja, peso
fuerte y menores tasas de interés para alentar el consumo. La confianza del
consumidor mantiene niveles positivos. Pero, al mismo tiempo, siguen factores
que permean el crecimiento orgánico de la economía mexicana.

Hacia adelante, la moderación debe ser el pulso que guíe los
pasos del Banco de México, sin decir que hasta ahora no lo ha sido. Los riesgos
en el panorama no son mínimos, en México así como en el resto del mundo.

• Por citar un ejemplo inmediato, 2020 es un año electoral
en Estados Unidos, y fue el mismo escenario hace cuatro años que llevó a la
depreciación del peso mexicano hacia niveles récord. En ese entonces, ese
escenario detonó los aumentos a la tasa en .50% durante un año y medio. Y aun
con esos manotazos monetarios del entonces Gobernador Agustín Carstens, el peso
mexicano se disparó. Eso, además del aumento en los precios energéticos
terminaron por empujar la inflación hacia arriba.

Hoy, el Banco de México decide. Y en esa decisión marca
pauta sobre el rumbo de la política monetaria, rumbo al resto del año.

CC:

La Secretaría de Hacienda mantiene sus objetivos de 2% crecimiento anual para el presente 2020. La estimación oportuna del Inegi sobre el primer trimestre del mismo será clave para entender el rumbo de la economía del presente Gobierno ya de lleno con sus propias políticas y prioridades fiscales, considerando siempre el contexto internacional. Toda economía lleva un desfase. Al tiempo.

Facebook, Twitter e Instagram: @economixs

Más opiniones de
Mario Canales