El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Barbas a remojar

26 enero, 2019

El INE anda de acomedido y dijo estar listo y dispuesto a apoyar a Venezuela si decide a hacer elecciones; para esto hay que recordar que aunque el último proceso electoral fue satisfactorio, esto no significa que el árbitro haya sido bueno, sino que en esta ocasión la mayoría fue tan avasalladora que no hubo margen para un fraude, al menos no en la Presidencia de la República, pues la tendencia estuvo marcada desde un principio y se mantuvo firme hasta el día de las decisiones.

¿Considera usted que el INE es un buen árbitro electoral?, se lo dejamos a su consideración, y ahora se supone que estaría asistiendo a una democracia que ha sufrido aún más que la de México, por ende no están como para darse el lujo de llevarse una decepción más, justo cuando les surge están viendo una luz al final del túnel que supone la esperanza de retomar un rumbo.

Los siete casos de corrupción -detectada- recientemente en las aduanas de Matamoros, Reynosa y por supuesto Nuevo Laredo no sorprenden a nadie, por años muchos agentes se han ganado la reputación de corruptos, pero hasta ahora pocas consecuencias habían tenido.

Esperemos esto sirva de advertencia y correctivo para el resto de los integrantes de la dependencia, pues estaban acostumbrados a la impunidad; algunos definitivamente pondrán sus barbas a remojar.

Aunque durante estos días las calles han estado tranquilas y nubladas por ocasiones, aunque los días con bajas temperaturas congelan la necesidad de salir y de andar, son muchas las personas que no le frenan al rebusque en el que algunos casos se convierten en una necesidad, en otras un estilo de vida bohemia mientras de paso andan por la ciudad.

Los 30 segundos aproximadamente que tarda en cambiar de luz el semáforo, se convierten en el escenario perfecto para demostrar el talento que muchos al ir al volante deleitamos mientras esperamos por la luz verde.

Así durante gran parte del día, de la tarde e incluso de la noche, muchos son los que ofrecen más de un peso para contribuir al arte, aunque más allá del acto que presenten, se valora el intento por el trabajo, por una ocupación no tan convencional, pero tan válida como cualquier otra.

Oportunidades hay, aunque por ocasiones sean escasas, muchas veces somos quienes deberíamos de generarlas y ponerle una cara distinta la vida.