El Mañana de Nuevo Laredo

Ernesto Hernández Alarcón

Duela Caliente

Ernesto Hernández Alarcón

12 marzo, 2020

Better, faster, stronger



No me refiero a la vibrante canción de Daft Punk… en los ochenta y gran parte de los noventa, las marcaciones de los árbitros en la NBA eran, en cantidad asombrosa, menos que en la actualidad. Paulatinamente la mejor liga del mundo del baloncesto se ha ido regulando más, y por ello, entre otras cosas, es una realidad absoluta que el baloncesto de aquellos años insignes era mucho más físico que en la actual etapa. Antes: más contacto, posiciones unidimensionales; ahora: más velocidad, mayor apertura de cancha y posiciones versátiles.
Michael Jordan, el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos, tuvo su periodo más álgido en esas épocas -supuestamente más complejas- y quizá por esa razón -entre otras- percibo un injusto descrédito por parte de variados sectores del mundo del baloncesto, hacia LeBron James, en especial cuando se hacen las inútiles pero inevitables comparaciones.
Los Lakers de Los Ángeles (49-14), están ubicados en la primera posición de la Conferencia del Oeste y en el segundo escalón de todo el circuito. El fin de semana pasado, el equipo púrpura se agenció sendas victorias sobre dos pesos pesados, sin duda, candidatos para llegar y/o ganar la gran final: Bucks de Milwaukee y los vecinos californianos Clippers de Los Ángeles. Y aunque el miércoles se quedaron cortos ante los Nets de Brooklyn, (29 tantos de LBJ), me quedó más que claro que la razón principal del actual estatus del equipo lagunero, es la presencia, capacidad y liderazgo del “King” James.
Previo del encuentro del domingo, Doc Rivers, entrenador de los Clippers, fue categórico al referirse al 23 púrpura : “Nunca había visto a un tipo que mejorara de esa manera a los 35 años, existe mucha gente en esta liga con el cuerpo de LeBron, pero nadie con ese cerebro”.
Al final, el ya legendario atleta originario de Akron, Ohio, lo corroboró con un trabajo impecable, 28 puntos, nueve asistencias y ocho rebotes. Sus promedios estadísticos por encuentro, de esta temporada, son sobrios e impresionantes al mismo tiempo: 25.7 puntos, 7.9 rebotes y 10.6 asistencias (¡número uno en la liga en esta categoría¡, cuando el promedio durante su carrera había sido de 7.4).
Hablamos de dominio, balance y por supuesto versatilidad. El “King” está recargado (le vino bien el “descanso” que le implicó la lesión del año pasado) y decidido a ganar otro campeonato para recolectar su cuarto anillo -y sabemos que en postemporada se vuelve más dominante- y honrar a su gran hermano Kobe Bryant.
Estoy convencido que el fallecimiento del recién citado ha sido el catalizador, el propulsor para que LBJ continúe siendo una fuerza de la naturaleza con tal determinación. En lo personal, apostaría a que los Lakers llegan a la final y con la experiencia de James, deberían ganarla. A propósito, el ya múltiples veces citado, recién acaba de rebasar los 34,000 puntos, estableciéndose en tercer lugar de todos los tiempos, solo

Más opiniones de
Ernesto Hernández Alarcón

10 agosto, 2020

Previos Temporada 2020

2 mayo, 2020

El Segundo Mejor

27 marzo, 2020

Arena, sol y sombra

21 marzo, 2020

La Ligereza

7 marzo, 2020

Vivir Hoy