El Mañana

lunes, 21 de octubre de 2019

Miguel Rodríguez Sosa
Pasadizo Secreto Miguel Rodríguez Sosa

Cabildo también ‘regala’ calles

20 septiembre, 2019

Sin ser aún el Año de Hidalgo, el Ayuntamiento en pleno de Nuevo Laredo, Tamaulipas, tomó una decisión muy precipitada y fuera de contexto, al dar a conocer en su pasada junta, el acuerdo para ceder por así decir, parte de una vialidad, lo más delicado, sin siquiera consultar a la ciudadanía, a los cercanos vecinos de ese sector; esta acción da cuenta a la población en general que ahora el Cabildo también “regala” calles.

No es por demás recordar, que hace algunos años se le dio continuidad a la avenida Río Pánuco para darle salida hacia la colonia Infonavit, obra que por igual nadie solicitó, ni era una urgencia al ya existir vías alternas de desfogo del tráfico vehicular.

Sin embargo, se llevó a cabo esto, ocasionando una gran inversión al saberse que por donde se tendió el nuevo camino, presentaba un panorama de monte, lleno de maleza, irregular en todos los aspectos, causando extrañeza que para las autoridades municipales de ese entonces haya sido muy atractivo el desarrollarlo ahí.

Por supuesto que hoy en día, la ciudadanía da cuenta de que dicho camino está en su mayoría mal planeado, mal trazado, cuenta con varias curvas peligrosas, sin ese debido y normado perante, incluso presenta hundimientos del pavimento al ser ahí una corriente natural de agua en tiempo de lluvias.

Otro aspecto importante que la ciudadanía ha dado cuenta, que al inicio de este camino, o sea frente al complejo recreativo “Campestre”, sí se le dio una imagen y construcción como debió ser, tipo bulevar, de dos carriles, con camellón central para la colocación de plantas ornamentales.

Pero en su continuidad, lo construyeron a un solo carril nada similar a lo que se tenía ahí planeado, ideado, quedando por lo mismo muy accidentado y peligroso tanto para los transeúntes como para los mismos conductores vehiculares.

Esto, al no contar con apropiadas y amplias banquetas, salidas de agua pluvial en donde se presentan cunetas, en sí inseguro en su mayor totalidad.

Pero una cosa sí es cierta, que la autoridad municipal, nunca le explicó a la ciudadanía si dichos terrenos son o eran propiedad municipal, o fueron comprados, sujetos bajo contrato o acuerdo a una permuta con sus reales propietarios o de plano donados.

Estos “silencios” de obra, eso que no se externa, eso que se maneja en lo oscurito, es lo que irrita a la mayoría de la ciudadanía, es lo que provoca se le pierda esa confianza como máxima autoridad municipal.

Pues irrisible es, que la autoridad municipal que estuvo en turno, a cargo de dicha obra, haya realizado ese camino aun sabiendo que esos predios tenían dueño.

Por igual irrisible es, que el mismo propietario no haya interpuesto ningún recurso legal en su momento al ser por decir así invadido, despojado de su predio en el momento en que se comenzó a construir esa ampliación, si así haya sido y por lo que se está hoy viendo, reclamando.

Entonces, si se llevó a cabo y de este modo la materialización de ese camino, tuvo que existir algún convenio entre las partes involucradas, pues al darle vialidad aun pésima como se construyó, ese terreno para sus propietarios por supuesto que les resultó atractivo, al darle algo de plusvalía.

Entonces, si se llevó a cabo y de este modo la materialización de este camino, por qué el Cabildo actual y de una forma unánime, votó a favor de permutar por una avenida ya planeada.

Entonces, si se llevó a cabo y de este modo la materialización de este camino, por qué el alcalde, junto con su Cabildo y viendo lo menos posible dañar el trazo urbano de Nuevo Laredo, de ese sector, de sus vecinos no optó mejor por la indemnización.

Qué fue lo que se acordó en ese determinado momento, cuál fue el convenio con el propietario de ese predio, qué fue lo que los convenció a ambas partes el acceder, participar de ese modo.

Bueno es saber que justo ahí lo que es la avenida Pedro J. Méndez, se encuentra un parque de beisbol para la niñez de Nuevo Laredo, que bien puede ser ese tramo un acceso seguro y libre de tráfico tanto para los peloteritos como las familias relacionadas con ese deporte, estacionamiento de autobuses en tiempos de campeonatos.

Estas actitudes del Cabildo actual, demuestran que en lo que menos se piensa, que lo que menos se procura es el bien de la comunidad, pues si el problema se originó en otra administración, por qué con tanta facilidad optan por esa salida, en lugar de negociar de otra forma menos cuestionada por la sociedad en general.

Al saberse que por siempre existe ese celo de lo que los anteriores cabildos llevan a cabo, por lo mismo bloqueando al máximo acuerdos, dándole largas a asuntos que en ocasiones son fáciles de resolver, pero difíciles de aceptar.

Por igual sorprende y grandemente que aun los miembros del Cabildo de partidos distintos al que gobierna actualmente, aceptaron, levantaron la mano y hasta justificaron dicha acción, cuando por siempre están dando la contra a todo y contra todos.

Lo más delicado, al votar a favor de algo que tan sólo se menciona como un tramo, una desincorporación de más de seiscientos metros cuadrados de vialidad sin especificar ni con planos ni croquis, videos o material visual, ese algo que le dé forma a lo que se está votando, aprobando en ese momento.

Por supuesto que el propietario de dichos terrenos, el beneficiario de esta promesa de permuta convenida años atrás, no tiene nada de culpa de cómo actúan o han actuado por siempre las autoridades municipales en estos aspectos.

Por supuesto que la ciudadanía, con estas actitudes de cómo se manejan las cosas, fáciles en ciertos casos, difíciles en otras, confirma y claramente que esa representación ciudadana, esa identidad partidista de cada miembro del Cabildo cuando se trata de defender y representar los intereses de la ciudadanía más vulnerable y necesitada, en su totalidad no funcionan.