El Mañana de Nuevo Laredo

Catón

De política y cosas peores

Catón

29 diciembre, 2020

Capronio, en el Seguro



Don Logorreo, intelectual de oficio, llegó a su casa en horas en que no solía hacerlo y se topó con una visión perturbadora. He aquí que su mujer estaba refocilándose carnalmente con un tipo con el cual tenía bastante familiaridad, a juzgar por las expresiones con que se dirigía a él: “papasote”, “negro santo” y “cochototas”. Al ver aquel espectáculo tan poco edificante don Logorreo planteó una pregunta que cuadraba bien con su calidad de pensador: “¿Qué significa esto?”. Respondió el sujeto: “No lo sé, señor. Lo mío es la práctica, no la teoría”… El desesperado galán clamó ante su displicente dulcinea: “¡Si no me amas me arrojaré por la ventana para privarme de la vida!”. “No seas ridículo -respondió la muchacha-. Estamos en el primer piso. De la ventana al suelo hay sólo un metro”. Amenazó él: “¡Me arrojaré 15 veces seguidas!”… El doctor Duerf, célebre analista, le dijo a su paciente, a quien había estado tratando durante siete años: “Creo haber dado al fin con la raíz de su problema, don Wormilio. No es que sufra usted un complejo de inferioridad. Lo que pasa es que es realmente inferior”… Babalucas le comentó, orgulloso, a un amigo: “Tengo una gallina que pone un huevo cada día”. Preguntó el otro: “¿Y eso qué tiene de extraordinario?”. Babalucas se exasperó: “¡A ver, ponlo tú, caón!”… El famoso astrónomo regresó a su casa después de un viaje. Al entrar en su recámara vio a su esposa en apasionado trance erótico con dos sujetos jóvenes y musculosos que tenían un extraordinario parecido entre sí. El astrónomo profirió, indignado: “¿Qué es esto, Burcelaga?”. Respondió la mujer: “Acuérdate, Tolomeyo. Te dije que quería saber lo que es el cielo, y tú me sugeriste que me buscara unos gemelos muy potentes”… Capronio Jodelada, ya se sabe, es un sujeto ruin y desconsiderado. Solía llegar todas las noches a la cantina de su barrio y pedía invariablemente una cerveza. (“El Seguro” era el nombre de la tal taberna. Así sus parroquianos podían decir a sus esposas sin mentir: “Ahorita vengo, vieja. Voy al Seguro”). La cerveza costaba ahí 26 pesos. A la hora de pagar el méndigo Capronio lo hacía arrojando 26 monedas de un peso, una por una, a todos todos los rincones del local. El cantinero, acostumbrado a la malevolencia de Capronio, no decía nada: se limitaba a recoger después, pacientemente, las monedas. Cierto día, contrariando su costumbre, Capronio pagó la cerveza con un billete de 50 pesos. El tabernero vio llegada la ocasión de su venganza. Le dijo al desgraciado: “Aquí tienes tu cambio”. Y así diciendo lanzó por todas partes 24 monedas de un peso. No se inmutó Capronio. Puso dos monedas más sobre el mostrador y le dijo al tabernero: “Sírveme otra”… Los jóvenes esposos llegaron a su casa después de una fiesta. El marido se había tomado dos o tres tequilas (o cuatro, o cinco, o seis) y no acertaba a meter la llave en la cerradura de la habitación. Le dijo con inquietud su esposa: “Esta noche no se te ocurra intentar nada, Leovigildo. Con esa puntería quién sabe qué pueda suceder”… Pepito era muy malhablado. No podía decir una frase sin meter en ella un sapo, una culebra, un ajo o una cebolla -algún vocablo terminado en -ejo, -ido, -ada u ón. Cierto día su mamá, para quitarle esa costumbre, lo amenazó: “Si vuelvo a oírte decir una sola palabra mala más, te sacaré de la casa”. No había pasado ni un minuto cuando Pepito soltó otra de sus pestes. La mamá lo tomó de la mano, lo llevó a la calle y le cerró la puerta. Pasó media hora, y la señora se preocupó. ¿Y si Pepito se había ido? Fue, abrió la puerta y lo vio ahí. Le dijo con severidad: “Espero que te haya aprovechado la lección. ¿Verdad que es feo que te saquen de tu casa por decir maldiciones?”. “Sí -reconoció Pepito-. Me quedé hecho un indejo pensando a dónde ingaos me iba a ir”… FIN.

Más opiniones de
Catón

4 febrero, 2021

Macho o hembra

3 febrero, 2021

Plaza de Almas

2 febrero, 2021

Monseñor Francisco

1 febrero, 2021

Recién casados

31 enero, 2021

Un hombre muy celoso

29 enero, 2021

Horresco referens