El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Adolfo Mondragón
Personajes de mi Pueblo y del Otro Lado Adolfo Mondragón

Carmen Lilia Canturosas Villarreal

14 abril, 2019

Cuando hace unos días, leí la noticia de la designación de Carmen Lilia como integrante en la lista plurinominal, en un muy buen lugar, para contender por la diputación del estado, por el partido de Morena, me dio mucho gusto y sentí una gran emoción por dos razones: la primera por el inocultable cariño que siento por ella; la segunda, porque creo firmemente que su presencia en la campaña le será de gran utilidad a los otros candidatos, por la enorme experiencia que ella acumula, por su indiscutible carisma y don de gente, y bueno, no se puede negar, por el enorme apellido que le antecede. Los Canturosas tienen un profundo arraigo en el pueblo.

Estoy seguro, porque la conozco, que no se va a sentar en sus laureles a ver pasar los días y esperar plácidamente que del cielo le caiga la Diputación. No, claro que la veremos en la campaña haciendo caminatas, participando en mítines, visitas y todo lo que sus compañeros candidatos de Morena tengan planeado, se la va a partir al parejo y si de algo sabe es precisamente de campañas, no olvidemos que creció en medio de ellas pues acompañó a su padre en todas las contiendas, fuera candidato o no y eso me consta, pues cuando yo fui candidato por el PARM, ahí estaba siempre Carmen Lilia aun cuando era apenas una chiquilla.

En su gestión como Regidora en la pasada administración municipal, realizó un gran papel, no sólo apoyando a toda la gente del sector que le correspondía, sino exigiendo siempre cuentas claras, enfrentándose al poder en las juntas de Cabildo a sabiendas de que tenía la mayoría en contra, nada le arredró nunca, en cambio siempre se portó valientemente y se negó en forma contundente a someterse; era de las pocas voces disonantes en la Sala Niños Héroes, sede del Honorable Cabildo.

El amor por la política lo lleva en su ADN y su sólida convicción de lucha contra la corrupción, lo aprendió en la vida cotidiana en su casa, donde las pláticas y discusiones sobre los problemas nacionales y locales, eran la sobremesa de cada día. En esa misma mesa se sentó con Porfirio Muñoz Ledo, con Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano y muchos otros políticos de enorme dimensión, abrevó y se nutrió de sus candentes conversaciones, no se diga de los más importantes políticos del pueblo, los que visitaban frecuentemente la casa buscando el consejo o el apoyo del Chale; de todos ellos, Carmen Lilia aprendió y guardó para el tiempo, todos sus aprendizajes. Hoy los ha puesto en práctica.

Considero que fue muy afortunada la decisión de incluirla en la lista de los plurinominales. Igual hubiera sido si hubiera contendido por mayoría, definitivamente habría hecho un magnífico papel; sin embargo, en su carácter de plurinominal y al tener asegurado su ingreso a la próxima legislatura estatal, es una rotunda garantía de que estaremos muy bien representados en el Congreso y que además, tendremos una voz que sonará fuerte, clara y contundente. Con ella dejará de ser un mero aforismo o metáfora el dicho de que “será nuestra voz en el Congreso”; ella efectivamente, sí será nuestra voz en el Congreso. ¡Enhorabuena!

Hay mil cosas más de las que podría hablar de Carmen Lilia, es una persona extraordinaria, hermana como pocas, hija magnífica, una madre genial y una esposa que sabe combinar sus obligaciones del hogar con sus profesión y trabajo, sin descuidar ningún área, tarea de titanes dirán ustedes, pero Carmen Lilia es una gran Titán. Guerrera indómita que emprenderá nuevas batallas que de alguna manera serán continuación de las que emprendió su padre y continuó su hermano Carlitos; ahora es su tiempo, tiene la estafeta en la mano, la trinchera es de ella, tiene las armas, la experiencia y una sólida convicción de lucha. Le auguramos un futuro prometedor y de triunfos.

Gracias amable lector por la gentileza de compartir conmigo este breve esbozo de la personalidad de una gran mujer, personaje de nuestro pueblo. Le deseo un espléndido domingo en familia.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Ya llegué