El Mañana

sábado, 07 de diciembre de 2019

Catón
De política y cosas peores Catón

Cenotafio a los mineros

4 mayo, 2019

“Estoy engañando a mi esposa”. Eso les contó don Astasio a sus amigos, que lo escucharon llenos de sorpresa. “¿Cómo es posible?”, exclamó el más exclamativo. “Sí -confirmó don Astasio-. Tiene un amante, y le he hecho creer que no sé nada”… Afrodisio Pitongo, hombre proclive a la concupiscencia de la carne, le hizo una proposición indecorosa a doña Panoplia de Altopedo, dama de buena sociedad. “Se equivoca usted, señor mío -replicó ella indignada-. No soy una mujer pública”. “Ya lo sé -admitió Pitongo-. Le ofrezco absoluta privacidad”… Dos individuos, casado uno, soltero el otro, discutían en forma acalorada acerca de sus respectivas habilidades amatorias. Aquél se jactaba de haber puesto en práctica exhaustivamente tanto el Kama Sutra como el Ananga Ranga. El soltero, por su parte, se decía nutrido en las modernas técnicas recomendadas por Alex Comfort y Dan Savage. El casado afirmaba que cuando terminaba de hacerle el amor a su mujer la imagen de San Pedro que tenía sobre la cabecera de la cama cobraba vida y le aplaudía con admiración. El soltero, por su parte, aseguraba que viéndolo tener sexo con alguna de sus amiguitas los 12 apóstoles de una estampa que tenía frente al lecho le hacían la ola entusiasmadamente. Después de mucho argumentar el soltero puso fin al debate. “No discutamos más -le dijo al casado-. Vamos con tu esposa y que ella decida”… Simpliciano, joven varón sin ciencia de la vida, casó con Pirulina, muchacha sabidora. Al regreso del viaje nupcial la flamante desposada le dijo a su ingenuo maridito: “¡Qué potente eres, Simpliciano! ¡Apenas acabamos de regresar de la luna de miel y ya tengo tres meses de embarazo!”… En la casa de mala nota un individuo contrató los servicios de una sexoservidora. Le advirtió: “Pero quiero que me lo hagas como me lo hace mi esposa”. Preguntó intrigada la otra: “¿Cómo te lo hace tu esposa?”. Respondió el individuo: “Gratis”… “¿Hay alguien aquí que se crea muy gallo?”. Eso preguntó aquel tipo plantándose en medio de la cantina llena de gente brava. “Yo mero”, se levantó al punto un sujeto, retador. Pidió entonces el otro: “¿Sería tan amable de ir a cantarme a mi casa a las 5 de la mañana? Tengo que madrugar para salir a un viaje”… Caperucita Roja le dijo al Lobo Feroz: “¡Qué susto me diste! Yo oí: ‘Te voy a comer’”. (No le entendí)… “Cenotafio” es una palabra poco usada. En los términos del diccionario tal nombre designa a un “monumento funerario en el cual no está el cadáver del personaje a quien se dedica”. Pues bien: un cenotafio es lo que debería erigirse en la mina de Pasta de Conchos para recordar a los infortunados mineros que perdieron ahí la vida en 2006. Es explicable el anhelo de sus familiares de recuperar los cuerpos de sus seres queridos, pero lograrlo es imposible, según opinión autorizada de expertos, y algo de mucho riesgo para quienes intenten tal labor. Por otra parte la naturaleza del accidente en que murieron y el tiempo transcurrido desde la tragedia, hacen sumamente difícil localizar sus restos e identificarlos individualmente. Eso es lo cierto. Lo demás es demagogia gobiernista; politiquería; innoble manipulación. Es, a sabiendas, hacer las cosas mal por el sólo prurito de quedar bien; es dar falsas ilusiones. Un cenotafio en que se inscribieran los nombres de los desaparecidos sería homenaje de perpetua recordación para ellos; consuelo para sus familias y advertencia a la empresa, sindicato y autoridades laborales a fin de que garanticen condiciones seguras de trabajo a los mineros del carbón… FIN.