El Mañana de Nuevo Laredo

Mauricio Belloc

Con el Mazo Dando

Mauricio Belloc

13 diciembre, 2019

Ciudad popó



No es de ahora, lo hemos dicho siempre, por doquier, la ciudad huele a caca, así de directo, porque así de perceptible es el olor. En el cruce de Alvaro Obregón y Bolívar, hay tremenda fuga apestosa, lo mismo en César López De Lara y Washington, son solo dos cruceros de la colonia Juárez, donde el olor a defecación es insoportable. Pero eso, créanos estimado lector, al gobierno burricipal le importa más que para pura madre, lo de ellos, su ocupación y su preocupación está centrada en ingarse la lana de todos. Son más de tres años de puro manotear el dinero del pueblo.

CINISMO CLARO

Por supuesto que el pueblo podrá enumerar mil y una fugas de aguas negras o potable, casi incontables los puntos del rancho donde el olor a excremento es insoportable, claro que sí, cada uno es un recordatorio a la ciudadanía de lo bandido y lo cínico que son estos tipos de La Yunta. La tarea principal de ellos, es robar, nada más. Y más vale que lo entendamos de una buena vez, tienen tres años y tres meses haciéndolo, no van a hacer más en poco menos de dos años que les restan en el poder.

UNA VUELTECITA… DE PESCUEZO

Sendas mayúsculas fugas de aguas negras o potable, de esos dos cruceros arriba citados de nuestra colonia, hacen a un lado o echan estiercol encima de la publicidad de “Nuevo Laredo Cada Día Mejor” y “Aquí Hacemos Las Cosas Bien”. Que todo ciudadano ya lo entienda de una buena vez, -igual tú, estimado lector que te estás chutándote estas diarreas mentales-, la ciudad y el dinero de la misma, es de ellos, es lo único que tienen en mente. Así lo votó este cabildo desgraciado, unánimemente, para disponer de 3 mil 300 millones de pesos este siguiente año 2020, cifras similares a cada una de las tres anteriores anualidades (2017, 2018 y este 2019).

QUE POCA MADRE

El caso es que el pueblo huele a retrete de central camionera, de piquera barata, pobres vecinos de mi colonia, la Juárez y pobre todo Nuevo Laredo.

Ayer los pasamos caminando esos dos focos de infección. Como también a golpe de calcetín anduvimos por el primer casco del rancho, la Guerrero, hasta la Venustiano, luego de retache por toda la Obregón, Washington, Bolívar, Aldama, Independencia, Arteaga, Morelos, Juárez, Matamoros, Mina y Canales. Todo huele a popo…catepetl. No nos cansamos de decirlo.

PERJUMADAS Y DURAS

Y mientras que el rancho huele a intestino grueso, el goberladrón y la alcachofa, andaban trepados en camionetas blindadas, limpias, no se bajan de la “dura” (suburbana reforzada) únicamente para hacer acto de presencia en un evento popular, donde burlarse ambos, de la raza de Nuevo Laredo, es su perverso entretenimiento y su insana pasión. Como nos gustaría que se aventasen una caminadita de solo unas cuadras por cualquier colonia del pueblo, la que elijan, para que notasen el abandono en que tienen al pueblo, pero claro que no hace falta, ellos ya lo saben, muy bien que lo tienen presente. Eso, enfermizamente es lo que a diario les llena de satisfacción.

SE DEFECARÍAN

Claro que no caminarían ni una cuadra, ni siquiera acompañados de 200 guaruras cuidándoles, pues saben ambos muy bien que les puede costar la zalea, hay gente que les trae muchas ganas a los dos. Además no captarían el olor a estiercol, pues se confundiría con la defecación propia de cada uno de ellos, ya que exponerse a caminar entre el pueblo, les provocaría relajación de esfínteres y las evacuaciones serían inmensas, severas de ambos.

MIGUEL ROMO

Tuvimos el gusto de peluquearnos con don Miguel Romo, en su barbería de Canales entre Matamoros y Juárez, hombre que si bien nació en Sabinas, Coahuila, es de aquí, pues tiene medio siglo entre nosotros. Acaba de cumplir 56 años de cortar el pelo, arreglar barbas y bigotes. Caray, que buenas cosas escucha uno en las peluquerías. La “Romo” es un punto de reunión de gente como uno, raza con varias décadas en este pueblo. Muchos ni van a cortarse el cabello, solo a comadrear como viejos y buenos cuates que son entre ellos. Como es costumbre, encargaron platillos de comer y chescos, ahí se los ejecutaron, entre risas y buenos comentarios. Un gran termómetro del pueblo son ese tipo de lugares.

TACOS SIN PROGENITORA

Y como esos señores estaban comiendo con singular alegría, pues claro que nos despertaron el apeto, así como también la kilométrica caminada y que nos lanzamos a trompear a los tacos de carne asada en la esquina de Independencia y Aldama, sector de la aduana vieja. Realmente no tienen matriz esas ricuras que ahí sirven. Y este lugar, tiene tres o cuatro salsas, donde muchos “princesos” no podrían tragar, pues cada una de ellas pica lo que es un contento. Está la salsa picosa, la que se pasa un poquito, la que no respeta nada y la que es casi intragable. Fácil y con la zurda, que te chutas dos cocones bañaos, con tus seis o siete tacos atascados de esos caldillos criminales. Felicidades señores de los tacos. Siempre las salsas serán la clave de esos manjares.

Más opiniones de
Mauricio Belloc

5 agosto, 2020

La chica se nos bañó

4 agosto, 2020

Que done lo que se birló

3 agosto, 2020

Rubén y Roberto (qepd)

2 agosto, 2020

Rodará (una) Cabeza

1 agosto, 2020

Es un tiburón anguila