El Mañana

jueves, 21 de marzo de 2019

Mauricio Belloc
Con el Mazo Dando Mauricio Belloc

Ciudad sin Hidrantes

8 enero, 2019

Y cabildo sin madres. Eso es el rancho de nuestro Nuevo Laredo, esa es La Yunta del ejido. La ciudad está a merced de cualquier fuego (hasta labial), pero eso al cabildo le vale más que pura progenitora todo. Aquí lo más importante es robarse el dinero y entonces ir a cortar listones de inauguración en restaurantes de alitas Flaming Hot, (pollo de fuego, digo, para estar a tono con lo del fuego). En todo el ejido medio funcionan 15 orinados hidrantes. Es el colmo, además de que estamos hablando de 15 de 60 carcajeantes, irrisorios y meados aparatejos de esos. CERO EN 10 DE MAYO La ciudad no obliga, ni ha obligado, a fraccionadores, desarrolladores inmobiliarios y constructores a que instalen tales medidas de seguridad, como sí sucede en otras ciudades del país. En otros pueblos es de a webbo que siembren equis número de hidrantes por manzana, en cada proyecto de edificación, sea fraccionamiento de pichoneras llamadas casas, o bien, en complejos comerciales. ¿Ha visto o escuchado, amigo lector, alguna preocupación por parte de los integrantes de este cabildo respecto a la carencia de estos sistemas consta incendio? MOCHADA POBLANA Bueno, nos los ha escuchado quejarse, ni destacar que se carecen de hidrantes en las nuevas construcciones, simple y sencillamente porque de ese tamaño es la mochadota bruta que reciben todos ellos, empezando por su alcachofa, pasando por los rugidores de la Comisión de Obras Públicas y terminando con todos ellos, pues cada uno de los 23 (p) ediles, alzan su manita para aprobar en lo general, tales obras privadas, de fraccionamientos habitacionales y de complejos comerciales. Aún y cuando van plagadas de muchas carencias más, no solo la falta de hidrantes. PARA MENTARSELAS Pero el purrúm no se detiene ahí, no solo es cosa de posibles fuegos e infiernitos, déjenos decirle que solo hay una apagadora en todo el rancho, un pueblo con cerca de 500 mil cristianos, solo tiene una inche bacinica con motor, de esas moles que tiran chisguetes de agua. Excuso decirles que si se presenta un siniestro como el del mercado, el 24 de diciembre de 1980, o como las bodegas de Ferrocarriles, en los 90, así como cualquier otra jaldada mayúscula. Un incendio así nos dejaría como pollos rostizados. ¿No nos cree? Pa´l baile vamos. (Que la lengua se nos haga chicharrón y el “ese” carnitas ). ¿DISPENSARIO DE 9 MELONES? Que van a construir en la colonia Toboganes, un dispensario médico con inversión de 8 millones 962 mil 216 pesos. Neta, así de mal pensados somo desde ya, pues nos estamos olfateando una mega ratería. Vamos a cerrar en 9 melones de varos la obra. ¿Ustedes creen que un dispensario médico en aquella colonia de Cartolandia, vaya andar por los 9 millones de pesos? Digo, no la jodan. Nos gusta como para que tal chimisreta esté como lo de los 6 millones de pesos en que facturaron a la plazuela Las Antorchas, frente al monumento a Benito Juárez. NO SE EQUIVOQUEN AMIGUITOS La frontera norte no refleja desabasto de Magna o Premium (¿Qué diablos es eso, acaso una paletada helada?), simplemente porque medio pueblo carga en El Gabacho, allá tienen mejor calidad, casi seguro que no hay huachicol. Acá los litrajos son de 800 mililitros, además de que el caldo que sale de las mangueras en Nuevo Laredo, Reynosa y Mataburros, es como el que sirven en casas tercermundistas, o sea, lleno de agua y poca sustancia. El nuestro, es un caldo sin “carnita”. LAS HERMANAS DE EL GENO Entendemos que las carnalas del Hamponcísimo Lucero de Eugenio Hernández Flores, hayan pedido a AMLO que les meta el hombro para conseguir la libertad de El Geño. No hay hijo pillo para ninguna Mami Cuervo o fraterna querendona. Pero este bato es un bandido de siete suelas, que sin ser juristas, sino solo amantes de la justicia, de la equidad, de lo parejo y del derecho, no creemos que este ladrón deba ser liberado. Y sin contar de los robos que cometió fuera del proceso que le tiene en chirona, solo nos referimos por lo que corresponde al caso. ANTES QUE ÉL Nuestros compañeros colegas, Gabriel Garza Flores y Luis Valtierra, así como el tío de Carlos Enrique Cantú Rosas Villarreal, antes merecen la libertad, que el mentado Eugenio Hernández. Digo si de justicia y de abrir las celdas se trata. Ya en serio, de ninguna manera, Eugenio merece ser libre. Que se chute unos 20 años más de fresco bote, sería lo justo. Y que los gringos lo encueren de lana, que de eso piden su limosna los gachos gabachos. ¡LIBEREN A GABRIEL Y LUIS! Y que los amigos periodistas – mi compadre Gabriel Garza Flores junior y Luis Valtierra- ya los saquen de ese infierno terrenal, que es la cárcel. Ya llevan muchos meses encerrados injustamente, enfermándose y padeciendo cosas muy hojaldres. Y ¿Qué sucede? En la visita del viernes 4 a Reynosa. Nada tú, que a las que les dan cabida fue a las damas Hernández Flores, para que aboguen por su ratón carnal. No es pareja la cosa en Tamaulipas.