El Mañana

martes, 18 de junio de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Colosio; más que un bulevar

25 marzo, 2019

“La puerta de los pinos, se abre desde adentro”, le dice Raúl Salinas de Gortari a Colosio cuando este último rechaza ayuda operativa del hermano del entonces presidente de la República; según la serie de Netflix que en el marco del 25 aniversario de la misteriosa muerte del candidato presidencial por el PRI, plantea la amenaza que representaba para el sistema establecido así como las inconsistencias que rodean su asesinato.
Esta serie trae a la luz de nuevo la imagen del controversial Carlos Salinas de Gortari, un personaje clásico de la historia de México que vuelve a ser retratado como un oscuro e inescrupuloso operador político que siempre juega un papel central en conspiraciones a gran escala de este país, así se le vio en la serie de El Chapo -también de Netflix- así como otras representaciones de los tristes capítulos y escenarios alternos a las verdades históricas de este país.
A diferencia de las otras series, “Colosio; Historia de un Crimen” no disimula identidades, sino que las menciona con nombres y apellidos, incluso se observan los logotipos del PRI, la identidad del gobierno federal de aquel entonces: “Solidaridad”, incluso los medios y periodistas que en su momento cubrieron la noticia en la frontera de Tijuana; tal vez los tiempos actuales lo permitan, con un tricolor en la lona y una administración lopezobradorista que desclasifica archivos, precisamente como el de Aburto.
Esta es una historia con la que cualquier mexicano de unos 34 años hacia arriba está plenamente familiarizado, decimos esa edad porque en 1994 cuando se cometió el crimen, tendrían unos 10 años y una mayor conciencia y noción de su entorno, en este caso político y noticioso.
Entre esos personajes con nombre y apellido aparecen Víctor Manuel Camacho a quien muchos por inercia atribuían el crimen por convenir a sus aspiraciones de sustituir a Colosio en primera instancia, aunque esa misma percepción pública fue la que lo sacó de la jugada; aparece precisamente quien en verdad lo sustituyó, Ernesto Zedillo, quien en un principio era su jefe de campaña y en general se observa toda la cúpula del poder de entonces, muchos de los cuales siguen vigentes.
*“Veo un México* con hambre y sed de justicia”, es parte del icónico discurso que iba en contra del sistema establecido, el autoritarismo y otros vicios , aquel discurso que incomodó a la estructura del PRI -empezando por la figura del presidente- y que desencadenó en un solo hecho, lo que se presume fue la conspiración para asesinarlo y de esa manera eliminar la amenaza a los intereses del partido tricolor.
*Los 3 aburtos* se plantean también, obviamente esa figura del “Caballero Águila” y las diversas teorías del perfil de Mario Aburto son parte esencial de la serie que relata en ocho capítulos de 40 minutos en promedio, muchas de las inconsistencias y encubrimientos que envuelven el caso.
No se podía dejar de abordar la difícil posición de Diana Laura Riojas quien ya luchaba contra el cáncer y su inminente deceso al enfrentar la repentina muerte de su esposo sabiendo que sus hijos quedarían huérfanos; hoy Luis Donaldo Colosio Riojas es diputado.
La prensa, como en todas estas historias, jugó una parte fundamental del caso en que siempre cuestionaron a los “3 Marios Aburtos” que se consignaron, los dos disparos de diferentes calibres así como la forma en que se capitalizó el incidente y su martirización.
Sin “spoilear” más, esta serie da mucho de qué hablar y seguramente a todo mexicano adulto interesará; los neolaredenses no son la excepción, pues además de tener un bulevar con su nombre, es un candidato que la ciudad vio pasar y que muchos recuerdan como la promesa de lo que pudo haber sido para el país.