El Mañana

domingo, 15 de septiembre de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Con cargo al erario

10 septiembre, 2019

Por increíble que parezca, cuando algunas personas -regularmente en contingencias- realizan una buena acción, se inicia una “cadena de bienestar”, esto es precisamente lo que está ocurriendo a raíz de los ataques de presuntos abusadores en la localidad.

La solidaridad -y en algunos casos sororidad- comenzó con ofrecer una estética como refugio y cobradores motociclistas como voluntarios para asistir a las damas que lo requieran, poco a poco se fue extendiendo y ahora hay curso intensivo de defensa personal y hasta una postura de los motociclistas locales que aseguran que en caso de presenciar alguna agresión contra mujeres, por mínima que fuera, llegarían a los golpes contra los agresores.

Esto último pudiera sonar un tanto controversial para algunas personas; sin embargo, fue bien recibido por una mayoría que coincide con ellos, al tratarse de algo no letal ni permanente.

Algunas personas aseguran que la cifra es -hasta ahora- de al menos nueve mujeres a quienes se han intentado y hasta logrado atacar, pero difícilmente habrá una cifra oficial y/o exacta, pues parece que las autoridades han estado ausentes en este tenor.

En redes sociales el tema no ha dejado de ser tendencia a nivel local; sin embargo, mientras algunas personas se enfocan en la prevención y la solidaridad, otras han optado por enfrascarse en debates, algunas con argumentos muy balanceados y fundamentados, pero no siempre.

Mientras pasaba todo esto, Rivas -se dice- andaba en Boston viendo un juego de los Patriotas, algo que ya forma parte de una tendencia en él, pues anteriormente fue captado en Nueva York entrando a un juego de los Gigantes, así como su esposa paseando en la Gran Manzana y otros viajes de un nivel al que antes de ser alcalde no aspiraba.

Definitivamente su estilo de vida ha cambiado mucho, ya se ha publicado -y visto- con sus residencias antes y ahora, pero ahora que ha aspirado a ser de la clase alta, ha querido adoptar esas costumbres de darse algunos “lujitos”, entre esos los viajes.

En esto hay que considerar que un ciudadano común puede hacer un viaje a Nueva York, Europa y otros puntos distantes, pero la forma de hacerlo es lo que cambia, pues mientras el ciudadano lo hace a base de ahorro, aprovechando ofertas, lugares y comidas económicas y viaje en clase turista; Rivas -según dicen- lo hace con mucho lujo; lujos que si fueran comparados con el sueldo que percibe oficialmente, no coincidiría.

No estamos en contra de que viaje, al contrario, es recomendable para cualquier persona que salga de este terruño a pasear y conocer el mundo, a llenarse de cultura, aprender y aplicarlo para bien en Nuevo Laredo, pero que no lo haga con cargo al erario, a costa del pueblo.

Río Revuelto Los Redactores

Raúl