El Mañana

viernes, 19 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Con dedicatoria

18 enero, 2019

La presencia en Nuevo Laredo del subsecretario de Derechos Humanos de la Secretaría de Gobernación, Alejandro Encinas, para dialogar con los familiares de las víctimas, representó de alguna manera el primer contacto del nuevo gobierno federal con los agraviados; la impresión de la mayoría es que esta interacción inicial los dejó con un sabor de boca positivo, a diferencia del rostro indolente que presentó la Administración anterior, al igual que el gobierno municipal y estatal.

La representación de la Alta Comisión de la ONU y de la CEAV le dio mayor validez a la reunión.

Dentro de esto surgieron algunos señalamientos algo fuertes, pues dos de las mantas de los familiares de las víctimas iban con dedicatoria al gober y al Alcalde, con todo y foto para que no quedara duda de que los mensajes van dirigidos hacia ellos.

Según el sentir que los familiares de víctimas de desaparición forzada manifestaron, ambos funcionarios comparten cierta responsabilidad en los agravios, no necesariamente en forma directa, pero sí por ser indulgentes y algunas otras razones que manifiestan los afectados.

Dicen que el que calla, otorga; ese misterioso silencio que guardan los gobiernos municipal y estatal, no les ayuda en nada, pues a ojos de muchos, se están haciendo del delito, independientemente de la responsabilidad que tengan.

Ahora sí ya comenzaron a facturar muchos negocios al 8% en Nuevo Laredo y no se trata sólo de los grandes comercios cuyo departamento de contabilidad hace grandes gestiones para ello, sino de pequeños y medianos negocios locales.

Lo anterior como parte de los incentivos para la frontera, a los que se suma la reducción del ISR y la homologación del combustible que se ven materializados a escasas semanas de entrado el nuevo gobierno federal, no obstante ha sido blanco de críticas que no suelen considerar que las anteriores administraciones no habían implementado ni siquiera una pequeña fracción de las medidas con fines benéficos que hoy se comienzan a ver.

La polarización no ha terminado, se vive un momento en que las críticas hacia el gobierno no suelen ser objetivas, pues muchas se enfocan en ver lo que falta por lograr a una administración que lleva semanas de iniciada, pero no consideran la falta de voluntad política e iniciativa de parte de todas las anteriores que en varios sexenios sólo quitaban beneficios, endurecían reglas y en general implementaban lineamientos nocivos para el ciudadano.