El Mañana de Nuevo Laredo

Los Redactores

Río Revuelto

Los Redactores

14 enero, 2021

Con sombrero ajeno



El gobierno estatal ha querido confundir con la procedencia de la vacuna contra el Covid-19, promoviendo que se le agradezca al “gober” la distribución de las dosis que envió la Federación.

Querer promoverse con una vacuna que no fue adquirida siquiera por su administración tiene varias implicaciones negativas, comenzando por querer lucrar políticamente con la vacuna, algo que ya de entrada es muy reprobable.

En redes sociales se palpó ese forzado intento de querer disfrazar las vacunas federales como un logro estatal, pues si bien en la conferencia de prensa -que el público en general no suele ver- se detalla a duras penas la procedencia federalizada de las dosis, en los perfiles personales de aquellos afines al Estado se percibe esa campaña en la que se pretende confundir a los tamaulipecos.

Lamentablemente en algunos casos materializaron su intención, aunque un numeroso segmento está consciente del proceso y procedencia de las vacunas durante todo este tiempo.

En el caso del personal de primera línea que ya recibió la vacuna, se ha mostrado una gran emotividad por lo que representa un ansiado momento y sobre todo un primer gran paso para ganarle la guerra al coronavirus, especialmente en esta temporada en que los contagios están adquiriendo niveles récord atribuidos por la comunidad médica a la enorme movilidad y reuniones multitudinarias, así como relajación de medidas, todo en el marco de las fiestas de fin de año.

Las reacciones no se dejaron esperar por parte de los ciudadanos al hecho de que Rivas esté gastando 8 millones en una mini calle y otras cosas cuestionables, mientras tiene a la ciudad sin ambulancias municipales, fue duramente criticado y difícilmente podría refutar, de hecho, no puede.

Tantas obras cuestionables de su administración y peor aún, presumiblemente a sobreprecio la gran mayoría, mientras que la salud para Rivas parece haber quedado en segundo término.

Saber que destinó el 0.004% del presupuesto a la Salud es un insulto para los neolaredenses, particularmente si consideramos que ocurre en el periodo de pandemia, en la que era mucho más importante poner atención a ese rubro y hacerlo de manera responsable.

Más opiniones de
Los Redactores

13 febrero, 2021

Pagando para llegar

12 febrero, 2021

Lluviecita y bachesotes

10 febrero, 2021

¿Le lloran a otros muertos?

9 febrero, 2021

Abanderando el proyecto

7 febrero, 2021

Descuidos deliberados