El Mañana de Nuevo Laredo

Catón

De política y cosas peores

Catón

31 marzo, 2020

Corpitos



“Entre el hombre y la mujer hay una diferencia muy grande” -dijo el conferencista-. La señorita Himenia levantó la mano: “¿Podría mostrarme la diferencia? No creo que sea tan grande como dice usted”. (Espero de todo corazón que la solemne intelectualidad moral no califique a este chiste de misógino)… Un gato en rijo maullaba en la azotea con mayidos desgarrados. Pepito le preguntó a su madre: “¿Por qué maúlla así?”. La señora, desconcertada, dijo lo primero que se le ocurrió: “Es que le duele una muela”. Esa misma noche el papá de Pepito volvió de un largo viaje. Al día siguiente el chiquillo les preguntó a sus papis en el desayuno: “¿Anoche les dolieron a los dos todas las muelas?”… Corpitos. Así le decía la gente por ser pequeño de estatura y enjuto de carnes. Apellidado Corpus era agente de tránsito en el Saltillo de mediados del pasado siglo. Cumplía con rigor la ley y rigurosamente la aplicaba. Incorruptible, si alguien le ofrecía una “mordida” lo tomaba a ofensa. En el ejercicio de sus funciones no hacía distinción de personas: para él todos eran iguales ante el Reglamento Municipal. En cierta ocasión el rector de la Universidad estacionó su coche en lugar prohibido. Cuando regresó vio que Corpitos le estaba poniendo en el parabrisas una boleta de infracción. Le preguntó irritado: “¿No sabe usted quién soy?”. “No, señor -contestó él tranquilamente-. Pero si lo ha olvidado buscaré a alguien que sepa quién es usted y se lo diga”. “Soy el licenciado Fulano -se encrespó el funcionario-, rector de la Universidad”. “Discúlpeme, no lo sabía -respondió Corpitos-. Pero si lo hubiera sabido le habría puesto doble multa: como abogado y como rector usted es el primero que debe cumplir la ley y poner ejemplo para que los demás la cumplan”… La casa de Pepito estaba cerca de una de mala nota. Dos o tres veces por semana el chiquillo veía salir de ahí, ya muy entrada la noche, a un sujeto de sospechoso aspecto: llevaba lentes oscuros y sombrero de ala ancha que le servía de embozo. Además se tapaba el rostro con las solapas del saco para que nadie pudiera identificarlo. Tanto le llamó la atención a Pepito la actitud del individuo que una noche lo siguió hasta su domicilio. Desde entonces cada vez que el hombre, después de su visita al establecimiento de pecado, pasaba frente a la casa de Pepito, el travieso chiquillo le decía con cavernosa voz desde atrás de la ventana: “Ya sé dónde vives… Ya sé dónde vives…”. El tipo, al oír aquello, profería toda suerte palabras de enojo y amenaza. Un día Pepito fue a confesarse por instancias de su mamá. El cura le preguntó: “¿Cuándo fue la última vez que te confesaste?”. “¡Ah! -exclamó Pepito-. ¡Ahora ya sé también dónde trabajas!”… Rosibel le dijo a Susiflor: “Me gusta que llegue el calor. En invierno me dan muchos resfriados”. Aventuró Susiflor: “Será que no te cubres el pecho”. “Sí me lo cubro -aseguró Rosibel-, pero mi novio siempre trae las manos frías”… Eran los felices tiempos -¿cuándo volverán?- en que la gente podía reunirse sin peligro. Don Languidio Pitocáido se jubiló de su trabajo de contable, y con tal motivo sus compañeros le ofrecieron una fiesta en la oficina. Hubo abundancia de bebidas; se bailó al compás de los ritmos de moda. Pasada la medianoche las cosas se pusieron al rojo vivo. Los espíritus etílicos ahuyentaron las inhibiciones y aquello se volvió una orgía con participación de todos. Digo mal: don Languidio no tenía ya las credenciales necesarias para ser parte de aquella bacanal. Desde un rincón miraba con tristeza los acontecimientos. En eso le llegó la urgencia de tramitar una necesidad menor. Fue al baño, y cuando la estaba desahogando le dijo a la correspondiente parte: “¡Tonta, más que tonta! ¡Tú también estarías disfrutando si no te hubieras jubilado antes que yo!”… FIN.

Más opiniones de
Catón

27 mayo, 2020

El tío Felipe

24 mayo, 2020

Coahuila

23 mayo, 2020

La olla y el comal

22 mayo, 2020

De primera necesidad

21 mayo, 2020

Asco y antojos

19 mayo, 2020

La corbata