El Mañana

viernes, 27 de marzo de 2020

Luis Pérez-Benítez
En directo Luis Pérez-Benítez

Covid-19 y el Derecho Laboral

24 marzo, 2020

Ante la implacable llegada del coronavirus a México,
independiente de todas las dudas y preguntas que se tienen en materia
sanitaria, siguen surgiendo muchas dudas por parte de los pequeños y grandes
empresarios sobre la correcta información en materia laboral con respecto a las
jornadas laborales reducidas, paros técnicos, anticipo de salarios y
suspensiones a trabajadores que presenten síntomas, así como el trabajo en casa
y la exigencia de los sindicatos para una aplicación de medidas similares a las
otorgadas a los trabajadores no sindicalizados.

Mientras que algunos funcionarios y particulares minimizan
los riesgos del Covit-19 para la población trabajadora, otros se inclinan a
creer que se va a decretar una contingencia sanitaria en el país, según
refieren los conocidos abogados del despacho Sánchez Devanny, quienes tienen
oficinas en la Ciudad de México, Querétaro y Monterrey. Y, ¿cuáles serían las
implicaciones de una Declaratoria de Contingencia Sanitaria? Según la
importante firma legal, de acuerdo con el artículo 181 de la Ley General de
Salud, en caso de una epidemia de carácter grave o peligro de invasión de
enfermedades transmisibles -como lo es la Pandemia del Covit-19-, la Secretaría
de Salud tendría la obligación de dictar de manera inmediata las medidas
indispensables para prevenir y combatir los daños a la salud de la población y
ordenar la suspensión de labores por un periodo determinado de tiempo, mediante
la publicación del respectivo acuerdo en el Diario Oficial de la Federación,
quedando sujetos a lo dispuesto en Ley Federal del Trabajo (LFT) que regula la
suspensión colectiva temporal de la relación de trabajo.

En caso de cumplirse el supuesto mencionado en la LFT, la relación de trabajo se suspendería de forma temporal, por lo tanto, no existiría la obligación por parte de los trabajadores de presentarse a laborar, ni de los patrones de pagar el salario correspondiente durante dicho periodo. No obstante, el patrón estaría obligado a pagar a sus trabajadores una indemnización equivalente a un día de salario mínimo vigente, por cada día que dure la suspensión, sin que la misma pueda exceder de un mes. Es de suma importancia que los patrones identifiquen en sus recibos de nómina o CFDI’s, el concepto de pago como una “indemnización por contingencia sanitaria”, ya que de lo contrario, sería considerado como pago de salario y en consecuencia, tendría un tratamiento fiscal y de seguridad social diverso (pago de amortizaciones al Infonavit, retención de pago de cuotas al IMSS, etc.).

Una vez que culminara el periodo de contingencia decretado por las autoridades competentes, la suspensión de la relación de trabajo concluiría y los trabajadores estarían obligados a reanudar sus labores. Lo anteriormente mencionado es lo que establecen las legislaciones en materia de salubridad y del trabajo; a pesar de ello, los abogados esperan que los funcionarios del gobierno municipal, estatal y federal, y en especial, el Presidente López Obrador, otorgue diversas alternativas y prestaciones o beneficios en favor de los trabajadores, “por lo que debemos de estar atentos a dichas determinaciones”, concluyen los abogados. Estemos atentos en este tema y a cuidarse mucho, guardando sana distancia y reclusión en sus hogares. Hasta pronto.