El Mañana

jueves, 22 de agosto de 2019

Adolfo Mondragón
Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

De morenos y prietos

2 marzo, 2019

Antes de iniciar la lectura de la presente colaboración, le recuerdo que en otras anteriores, cuando he tratado el tema de la política, he hecho la pertinente aclaración de que no sé nada de política y entiendo menos. Hecho este recordatorio, procedemos: en estos días hemos visto sobre todo en las redes sociales, muchas publicaciones en las que se manifiesta la inconformidad de muchos morenos (militantes del partido Morena) por la denominación de los candidatos a las candidaturas a las diputaciones al Congreso del Estado. Designaciones que por cierto, aún no se hacen. Todo está en veremos y ya veremos.

Yo soy moreno de reciente llegada, no soy de los fundadores ni de los pioneros, a los que por cierto admiro y respeto por su entrega desinteresada; sin embargo, me gustaría que analizaran las circunstancias antes de indignarse y poner en peligro la estabilidad del partido. Veamos de qué manera don Rafa Pedraza, siendo presidente del PAN, se dio cuenta que la única manera de que el PAN saliera del sitio en que se encontraba, era poner un candidato que garantizara el triunfo y fuera capaz de vencer al poderoso PRI, una vez logrado el triunfo, ya nadie les quitaría el lugar. El candidato fue Carlos Enrique Canturosas Villarreal, quien tenía todo, menos ser del PAN. Nombre y apellido, un carisma poco común, una personalidad fuerte, un discurso incendiario (herencia de su padre), en fin, era el candidato ideal y ganó.

Durante tres años, el magnífico trabajo de Canturosas le ganó al PAN el apoyo que requería para seguir en la cúspide, de esa manera, Carlitos apoyó la campaña de Enrique Rivas en su primera elección a la presidencia que con el lema (¿o señuelo?) de la continuidad del cambio, ganó fácilmente las elecciones, ¿o las ganó Carlitos nuevamente? Antes había llegado a la diputación local de la mano de Canturosas y ahora, sin soltarla, llegaba a la presidencia municipal. Esta experiencia nos demuestra que el candidato es muy importante para ganar una elección, no es suficiente la fuerza del partido. Canturosas con la fuerza de su personalidad, apellido y carisma, fue la garantía de ese triunfo.

Actualmente, hay un gran hartazgo, pero éste no es suficiente para ganar unas elecciones, no todos son un López Obrador, ni podrán llegar subidos en la ola del lópezobradorismo, ese momento ya pasó, ahora se requiere de un trabajo inteligente y sobre todo de candidatos que garanticen el triunfo, que sean conocidos, que tengan arraigo, que posean carisma y sobre todo con una imagen limpia y de probada honestidad .Ya pasaron los tiempos de candidatos de dedazo, se acabó el amiguismo y el compadrazgo (así decía “El Chale” Cantú Rosas). Por todo esto, los militantes de Morena deben de hacer un análisis serio, desapasionado y sobre todo objetivo, de quienes tienen posibilidades reales de vencer a los candidatos de los otros partidos, no se pueden aferrar a que porque son de Morena, tiene garantizado el triunfo.

El proceso no es de generación espontánea, requiere de tiempo y de acciones que permitan consolidar al partido. Morena tiene todo, pero lo que más requiere es de militantes inteligentes que hagan a un lado pasiones y actitudes viscerales. Estoy de acuerdo en que no se les den las candidaturas a los que hasta ayer eran fieles seguidores del PRIAN y denostaban a Morena, pero es imperioso que sepan buscar, encontrar y elegir a los mejores candidatos; una vez que triunfen, nadie les podrá arrebatar el lugar. La experiencia así lo demuestra.

Es importante sacrificar las ambiciones y anhelos, ya habrá tiempo y lugar para todos después. Primero es el uno y después el dos. Espero que seamos capaces de enfocarnos en el uno y no ser parte del resquebrajamiento del naciente partido contribuyendo a la permanencia de quienes hoy detentan el poder y esperan ansiosos que nos dividamos para su beneplácito ( los podemos ver frotarse las manos, observando nuestras diferencias, ellos lo pronosticaron: pronto se van a pelear entre ellos; no debemos darles ese gusto y satisfacción. Bueno, finalmente reitero que de política no sé nada y entiendo menos.

Gracias amable lector por la gentileza de su atención, si es moreno, contribuya a preservar la unidad del partido. Le deseo un espléndido fin de semana en familia.

Cosas de mi pueblo y del otro lado Adolfo Mondragón

Ya llegué