El Mañana

lunes, 18 de febrero de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Debajo del sombrero

10 febrero, 2019

Un fiestón hizo Rivas en un salón del centro de la ciudad, y aunque nadie puede estar en contra de que alguien celebre un año más de vida ni que se conviva con sus amigos, porque en verdad no tiene nada de malo; lo que sí sería muy reprobable es que lo esté haciendo con recursos públicos, tristemente usualmente así es en el ambiente político -no estamos diciendo que este sea el caso-, pero difícilmente a alguien le extrañaría que así se las hayan gastado.

Lo que sí es innegable es que hubo un considerable aparato de seguridad y ese segurísimo que sí va con cargo al erario, estamos hablando de al menos una docena de elementos de la Guardia Municipal -si no es que más-, que deberían estar patrullando las calles para cuidar a los neolaredenses, pero en su lugar estaban enfocados en el Rivas Fest 2019.

Para su cumpleaños, Rivas eligió ir de vaquero, con todo y sombrero; se festejó en un lugar muy exclusivo, con banquete, bebidas y en general un nivel que antes de ser Alcalde no estaba a su alcance.

Esta no fue una fiesta de cerveza y sabritones como el resto suele celebrar, en las mesas sólo había whisky del bueno y botana de la fina.

Como ciudadanos siempre coincidiremos en aplaudir a quien ha mejorado su situación siendo una persona de bien, aplaudiremos que se pueda dar ciertos lujos, pero no a quien lo haga a costa del dinero del pueblo, usted como lector dirá si es o no el caso.

En Navidad, Cabeza de Vaca regaló a sus amigos más de 400 vinos que le costaron casi un cuarto de millón de pesos al pueblo, porque se facturaron al gobierno del Estado y eso definitivamente no salió del salario del gober.

Curiosamente las facturó en octubre y en noviembre la inauguraron, y hasta anduvo en el evento inaugural junto con su hermano y senador Ismael, se trata de un viñedo muy exclusivo que ofrece visitas guiadas y otros caros servicios.

Al final nos quedamos con la reflexión de que si hubo dinero para gastar en vinos, más de 232 mil pesos de hecho, pero en enero ahí andaba diciendo que no completa para el gasto en salud y otras cosas básicas.

Esto es como pedir dinero para el mandado el sábado cuando el viernes nos fuimos de parranda.

Río Revuelto Los Redactores

Rebecca