El Mañana

domingo, 16 de junio de 2019

Jorge Santana
Desde el otro lado Jorge Santana

Defectos

9 febrero, 2019

Tuve una semana difícil o soy yo el difícil, estoy en un serio debate sobre qué es primero. Tengo una crisis, pero todavía no sé por dónde va la cosa. Quisiera me dijeran que estoy loco para ya no andar con tantos rodeos. Estoy bloqueado, no sé qué escribir. Les hablaré de mis defectos, ese tema nunca falta, sí defectos, esos que te creen muy fácilmente. Soy malísimo para esquivar baches, para amar a la ligera, hago chistes bobos en los funerales y cierro los ojos frente al féretro abierto porque me da ñañaras. Las ventanas cerradas me provocan melancolía, las abiertas vértigo, le cedo la mitad de la cama a un chihuahueño como si me lo pidiera, dejo lámparas encendidas en casa como si sirviera para ahuyentar las sombras, tengo una terrible fijación con la soledad, me pierdo yendo a los lugares de siempre. No tengo vecinos a quien molestar con la música a todo volumen. No sé qué tipo de sangre tengo, el número de mi CURP, y cuando me preguntan si soy alérgico a algo no sé qué contestar. Soy apocalíptico y prefiero las tormentas en vasos de agua que al aire libre. No sé pedir ayuda, no sé aceptar ayuda no pedida. Evito las tardes de lluvia que otros disfrutan con café porque recuerdo cuando perdí mi casa en una tormenta. Quiero ser libre pero no sé cómo, construyo jaulas innecesarias,aunque muy bonitas, me voy por otro lado cuando veo un perro perdido por el corazón me lo destruye. Me aterra morir pero no quisiera ser eterno, ojalá hubiera un término medio. Soy una contradicción andando, hay inmensas contradicciones dentro de mi mismo, y las pocas certezas tienen huesos de duda. Grito cuando debo callar y callo cuando debo gritar. No sé no sentir, y el pasado hace un ruido inmenso en todas mis palabras. Amo a mis manos y al decirlo, soy vanidad. Olvido fácil y formo recuerdos muy pronto. Me debo muchos favores, le debo a mi jardín muchas plantas, a amigos les debo pláticas y tengo una larga lista de copas de vino por consumir. Hay días que no los abro, los dejo que se apaguen intactos como una botella de vino riquísima que se rompe antes de ser abierta. Hay días que abro demasiado hasta que me tragan a mi mismo. Le digo no a cosas que merecían un sí entusiasta. Dejo que la rutina me amarre de su correa cortísima. Pienso en los pendientes del lunes desde el lunes pasado y cuando beso, me vuelvo tan vulnerable que me caigo mal. Sonrío y bailo cuando alrededor de mi todo arde. Tengo perdones haciendo bulto en mis bolsillos y no he pedido perdón lo suficiente para lograr abrir todas las puertas. En fin, querido lector, tengo demasiados defectos pero los dejo con éste poema de la genial Guadalupe Amor, la bella Pita, los de ella sí eran poesía…

LETANÍA DE MIS DEFECTOS

Soy vanidosa, déspota, blasfema;
soberbia, altiva, ingrata, desdeñosa;
pero conservo aún la tez de rosa.
La lumbre del infierno a mi me quema.

Es de cristal cortado mi sistema.
Soy ególatra, fría, tumultuosa.
Me quiebro como frágil mariposa.
Yo misma he construido mi anatema.

Soy perversa, malvada, vengativa.
Es prestada mi sangre y fugitiva.
Mis pensamientos son muy taciturnos.

Mis sueños de pecado son nocturnos.
Soy histérica, loca, desquiciada;
pero a la eternidad ya sentenciada.

Autor: Guadalupe “Pita” Amor

Desde el otro lado Jorge Santana

Quisiera