El Mañana

lunes, 22 de abril de 2019

Los Redactores
Río Revuelto Los Redactores

Demostraciones de poder

9 febrero, 2019

Los ejercicios en el Puente Internacional II han sido por demás aparatosos, particularmente el día de ayer que hasta experimentaron con gases para replegar a protestantes, aunque las interrupciones fueron sólo de algunos minutos, sí fueron algo escandalosas y por ende una vez más dieron pie a especulaciones.

En todo esto hay que entender que de alguna manera ha servido a sus propósitos de dar por enterados a propios y a extraños que están preparados para contrarrestar algún intento de ingresar en masa a cualquiera de sus puertos fronterizos.

Históricamente, la estrategia de mostrar al exterior el poderío militar ha sido efectivo para evitar conflictos, es algo que se sigue haciendo y lo podemos observar en los desfiles de algunos países donde el único objetivo es el que acabamos de mencionar; sacan incluso parte de su arsenal para tal efecto.

En el caso de estos ejercicios, que si bien son a menor escala, han mandado un mensaje muy claro a los migrantes, que probablemente no intentarán cruzar intempestivamente, pues incluso ya ocurrió un incidente en Tijuana que fue mayormente infructífero y contraproducente.

Mientras tanto, los mexicanos en este caso quedamos en medio de los migrantes centroamericanos que solo están de paso y las autoridades estadounidenses que buscan frenarlos.

Con todo esto hay que resaltar una y otra vez que no hay ni habrá cierre de los puentes internacionales en esta frontera, pues de alguna manera estas “demostraciones de poder” o ejercicios tácticos han servido para alimentar rumores de cierre.

Como antecedente podemos recordar cuando recién concluyó la Ley Pies Secos, Pies Mojados -que por años les dio asilo casi automático a los refugiados de Cuba- y quedaron varados de 300 a 500 cubanos, durante los primeros días esperaban que dieran reversa a la legislación; con el pasar de los días y perdiendo la esperanza de que eso sucediera, se corrió un fuerte rumor de que fingirían una protesta pacífica a mitad del Puente 1 y repentinamente con una trifulca también fingida se echarían a correr hacia el interior del territorio estadounidense aprovechando la confusión y el hecho de que serían muchos. Al menos ese era el presunto plan.

Los servicios de inteligencia estadounidense tomando en cuenta la posibilidad que de alguna manera obtuvieron, posicionaron una cantidad nunca antes vista de elementos de todo tipo, armados hasta los dientes y preparados prácticamente para lo peor. Hasta francotiradores y helicópteros había.

Al final, los cubanos estaban rebasados y evidentemente el supuesto plan no podría llevarse a cabo como se rumoraba; en su momento al cuestionar a los cubanos, -obviamente- negaron que tramaran algo así, mientras que algunos neolaredenses aseguran haberlos escuchado cuestionarse “¿cómo se habían enterado?”. Se lo dejamos a su criterio.