El Mañana

sábado, 24 de agosto de 2019

Padre Leonardo López Guajardo
Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Desafíos

12 junio, 2019

Esta semana es una semana en que conmemoramos la fundación de la ciudad, una fundación que, desde sus inicios, fue dramática. Una comunidad aislada, sin ninguna otra población a 1,250 kilómetros a la redonda, con un clima extremoso, que contaba a su favor con la bondad de un río perenne, que siempre acompañó a sus moradores, ofreciéndoles agua, comida…. Y uno que otro susto con sus inesperadas crecidas.

Ni el más optimista de sus pobladores del siglo XIX, se hubiera imaginado en lo que se convertiría esta tierra semidesértica, que hoy por hoy, es el principal referente en el comercio entre México y los Estados Unidos, gracias a la determinación de sus habitantes, y al trabajo de muchos hombres y mujeres que hicieron de Nuevo Laredo su hogar.

Pero, más que pensar en el pasado, es importante ver qué es lo que hacemos de esta ciudad, cuya ubicación y su estructura, desearían la mayoría de los puertos fronterizos, que han tenido inversiones mayores en sus estructuras… Pero nunca alcanzaron las cifras que se manejan en Nuevo Laredo.

¿Qué es lo que hacemos por nuestra ciudad? Es cierto que nos ha tocado vivir una problemática social muy complicada, que a muchos se les viene a la mente cuando evocamos la ciudad. Una realidad cuya solución no dependerá solamente de lo que pueda hacer un gobierno, sino también de nosotros, sus habitantes, que podemos elegir entre ser su principal potencial…. O su principal obstáculo.

Uno de los más graves es la marcada indiferencia y desilusión ante los gobernantes, como se ha reflejado en la pasada elección, en la cual, participó menos de la tercera parte del electorado. Sin embargo, las actitudes derrotistas nunca harán salir lo mejor de nosotros mismos. Al contrario, es en los momentos difíciles y ante la adversidad cuando puede salir a flote lo mejor de nosotros mismos, como nos lo han enseñado los habitantes del siglo XIX y principios del siglo XX, quienes, asombrados, veían la llegada del tren, que cambió la vida de la ciudad para siempre y, décadas después, la Carretera Panamericana empezaba, el entonces incipiente comercio terrestre de la ciudad.

Por otro lado, hoy nuestra frontera se enfrenta a un nuevo desafío, del cual, nunca estuvo ausente, pero nunca a estas proporciones: la migración.

Hace unos días, a la pregunta de un reportero, el Papa contestó:

“En la misa de ayer escuchamos la última petición de esa señora que trabajaba en el extranjero para ayudar a la familia. Una separación así siempre es dolorosa. Pero, ¿por qué se van? No para hacer turismo, sino por necesidad. Necesidad. Y muchas veces no es porque el país no encuentre… Muchas veces son resultados de una política mundial que incide en esto. Después tantas empresas extranjeras cerraron para abrir en el extranjero, para ganar más. Cerrar hoy una empresa y dejar a la gente en la calle. Y esto también es una injusticia mundial, general, de falta de solidaridad. Es un sufrimiento. ¿Cómo luchar? Intentando abrir fuentes de trabajo. No es fácil; no es fácil en la situación mundial actual de las finanzas, de la economía. Pero pensad que tenéis un nivel de nacimientos impresionante: aquí no se ve el invierno demográfico que vemos en Europa. Es una injusticia no poder tener fuentes de trabajo para tantos jóvenes. Y por eso deseo que se resuelva esta situación que no depende solamente de Rumanía, sino del orden mundial financiero, de esta sociedad del consumismo, del tener más, del ganar más… y mucha gente se queda allí, sola. No sé, esta es mi respuesta: una llamada a la solidaridad mundial en este momento”.

Hasta aquí lo que dijo el Papa ante uno de los más notorios y grandes desafíos que nos está tocando vivir. No será fácil superarlo, pero la historia nos ha mostrado que esta ciudad se ha levantado incontables veces de grandes problemas. Pero en ello, usted tiene la última palabra.

padreleonardo@hotmail.com

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

Patrick

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

5,000 pesos

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

2050

Compartiendo Opiniones Padre Leonardo López Guajardo

La soledad