El Mañana

viernes, 06 de diciembre de 2019

Juan Manuel Oliva
Opinión Juan Manuel Oliva

Desesperación

6 enero, 2019

Siempre habrá tiempo en la vida; para revisar los modos utilizados en el desarrollo de nuestro potencial humano, hasta este momento.
Cuando nos damos cuenta: que existen muchas cosas con las cuales no se está de acuerdo, ya se ha dañado la vida y la  trayectoria de ésta.

Existen cosas que uno ha hecho sin el suficiente razonamiento y no se está conforme con ello; pero ya está hecho… ya no puede haber arrepentimiento, menos si existen terceras personas inmiscuidas en ello.
No se deben abandonar las responsabilidades: porque serán una carga  más de presión que recibirá el interior, lo cual irá aumentando según los actos.

La vida es para vivirse tranquila e inteligentemente, la sabiduría se va adquiriendo con el tiempo y se aplica según el criterio, la capacidad  de cada quien es alterna y en ocasiones no se utiliza.

Cuando la presión en el ser humano rebasa los niveles normales que marca la salud óptima, es cuando se debe ocupar un margen  pequeño de tiempo para el auto-cuidado, en base a lo que se conoce.

La presión en el ser humano, se basa en la calidad del sentimiento y pensamiento y va a depender de la armonía que se logre establecer en el ambiente y la mente.

La información relativa a nuestro crecimiento es la que nos va a ayudar en un momento dado; si nuestra instrucción es de mala calidad, nuestros mecanismos de defensa no van a funcionar correctamente, habrá mucho margen de error.

No existe poder humano que nos pueda ayudar, por eso las enfermedades físicas proliferan, los profesionales de la salud sólo controlan los efectos, no las causas, el árbol torcido casi siempre tiende a quedarse así.
Cada quien es responsable de su interior y su información debe ser de calidad; para evitar chocar con la de los demás, por la comprensión activa, en nosotros.

Las cuestiones internas en nosotros son muy delicadas, teniendo espacios mentales grandísimos de índole sideral, por eso lo que nuestra mente no aprende lo imagina, alejando enormidades nuestras fronteras mentales.
Nuestro campo moral es de lo más amplio ahí se concentran nuestros valores positivos y negativos, cualidades y virtudes, todo lo encierra un círculo cósmico, por eso se dice que  el ser humano es todo, en todo lo que le corresponde.

Cada ser humano difiere en información, la familia es fuente fidedigna de capacidades formativas de multiaspecto, así cada individuo es diferente, uno de otro.

Los elementos son miles en el ser humano, la información que se hereda es lo que define nuestra personalidad y nuestro carácter.

El sentimiento nos alerta  cuando se opaca la conciencia, este valor virtuoso tiene un propósito y es hacernos reaccionar, encontrar y esteriorizar en nosotros la parte buena, de una u otra forma.

Existen ámbitos internos que se estremecen al recibir descargas de sentimientos que sugieren atención al centro armonioso del ser humano, la decisión es totalmente individual.

Los seres humanos se dividen en dos grupos, los exteriores y los interiores, los externos son los que necesitan en algún momento llenarse de información, habrá unos que no les interese pero,  la mayoría sí.

De la información que se tenga internamente se obtendrá todo; salud, paz, tranquilidad, felicidad, abundancia. Amor y vs. “Lo que el ser humano va a DAR.

La presión arterial elevada es propia de las personas muy exteriorizadas por su naturaleza, en el caso de personas interiorizadas tienen la oportunidad de permanecer ahí para su propio bien, la mayoría de éstos, no lo sabe.

AMOROSO DIOS: gracias señor por escucharnos.

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Dieta

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La Salud

Lluvia azul Juan Manuel Oliva

La cima