El Mañana de Nuevo Laredo

Laura García

En el G7

Laura García

22 febrero, 2020

Diamantes en Bruto



La mayor virtud que tiene el cine en todos sus géneros y en todos sus estilos es la posibilidad que nos brinda a los espectadores de atestiguar vidas y experimentar sensaciones totalmente alejadas a nuestra realidad y estilo de vida particulares. Es así como hay películas que mas que una expresión artística, una fábula o relato idealista son una experiencia de vida.
Eso es exactamente lo que es “Diamantes en Bruto” (Uncut Gems, Dir. Benny Safdie/Josh Safdie, 2019), donde nos retratan la agitada vida de Howard Ratner (Adam Sandler), un carismático joyero de Nueva York quien libra una batalla diaria para lograr un equilibrio entre su empresa, su familia y el combate a sus adversarios. Las deudas hacen que ese equilibrio sea cada día más difícil de mantener, por lo que hace apuestas de alto riesgo que podrían conducir a una ganancia inesperada o a hundirlo de manera rotunda.
El talento de los hermanos Safdiepara trasladar sensaciones a la pantalla se hace más que notable en esta película, al igual que su capacidad particular para construir personajes con personalidades y características peculiares, tan bien dibujados y tan concretamente moldeados, que se sienten en genuinos en todo momento, sin necesidad de generar simpatía ni empatía con el espectador, a pesar de ser esta una de las necesidades primordiales para una conexión efectiva.
Pues dicha conexión en esta película se hace a otro nivel, un nivel sensorial. Podemos sentir la ansiedad y el estrés de las malas decisiones del protagonista o el regocijo de sus pequeñas victorias, sin que siquiera nos caiga bien o hayamos logrado ponernos en sus zapatos. No tenemos que entender sus motivos para sentir con el las consecuencias de sus acciones.
Para darle vida y rostro a la genialidad del guion para definir un personaje, tenemos en el papel protagónico a Adam Sandler, quien una vez más vuelve a deslindarse del genero de comedia que parece ya una marca registrada suya, para demostrar que es perfectamente capaz de interpretar cualquier personaje escrito por alguien mas que no sea el, y hacerlo de manera excepcional. Esa dualidad de ser un hombre con carisma, que a la vez puede volverse despreciable e incomprensible queda perfectamente plasmado en la pantalla gracias a la capacidad que demuestra Sandler para captar la esencia de su personaje.
Su personaje no es un personaje adorable, y esta película no es una que podamos definir como disfrutable. Esta película se disfruta en la misma medida en que se disfruta un paseo en montaña rusa. Si hay una manera de filmar la ansiedad y el estrés, los hermanos Safdie la han descubierto, y la han hecho parte de su estilo propio. Si bien no hay que olvidar a otros cineastas que lo han logrado hasta cierto punto, Darren Aronofsky con su “Réquiem por un sueño” (2001) como un ejemplo, es notable la influencia del cine de gangsters y de tono criminal en el estilo de estos hermanos, lo que les da un lugar distintivo propio y les permite alejarse de las comparaciones más obvias.
Netflix sirve nuevamente como plataforma para hacer alcanzables joyas como ésta a más países como el nuestro, en el que la distribución en cines es limitada; joyas que siguen redefiniendo las formas en que podemos sentir y experimentar la vida a través del cine.

Más opiniones de
Laura García

7 marzo, 2020

Backyard: El Traspatio

29 febrero, 2020

El Hombre Invisible

30 septiembre, 2019

AD Astra: Hacia las Estrellas

30 marzo, 2019

Dumbo

10 marzo, 2019

Capitana Marvel