El Mañana

sábado, 21 de septiembre de 2019

Ernesto Hernández Alarcón
Any Given Sunday Ernesto Hernández Alarcón

División Este de la NFC

24 agosto, 2019

ÁGUILAS DE FILADELFIA
Las Águilas han apostado grande y riesgoso, Carson Wentz firmó recientemente un mega-contrato de 128 millones de dólares por cuatro temporadas. Empero, debemos tomar en consideración que ya no cuenta con el respaldo de Nick Foles, el que fuera el mejor suplente de mariscal de campo de toda la Liga y que ahora emigró a los Jaguares de Jacksonville. Así mismo, no observo sustitutos de calidad en caso de que Wentz recaiga con alguna lesión, ya que con los antecedentes en este rubro en la espalda y rodilla, Doug Pederson deberá dar énfasis especial para cuidar a su jugador estrella. Así mismo, existen rumores que el liderazgo de Wentz y su simpatía con algunos de sus compañeros y la afición, no precisamente son muy armoniosas, un tema que podría afectar la sinergia del equipo.
Sin embargo, si las lesiones no aparecen y el conjunto de Filadelfia empieza a calibrar como hace un par de años, la verdad es que los pupilos de Pederson cuentan con mucho talento en ambos lados de la cancha, como para aspirar a llegar lejos. Las adiciones de Malik Jackson y Vinny Curry en el costado defensivo son muy interesantes y en la ofensiva reclutaron en la segunda ronda al receptor español J.J. Arcega-Whiteside y trajeron de regreso al corredor DeShaun Jackson. Así como existe talento y experiencia ganadora en esta escuadra, su ADN de histórica volatilidad podría ser un factor para batallar en la búsqueda del campeonato divisional, me parece que se definirá su ingreso a la postemporada hasta la última semana de la temporada regular. Record 9-7.
VAQUEROS DE DALLAS
El tema de la situación contractual de Ezekiel Elliott sigue manteniendo en suspenso a la nación del equipo de la estrella solitaria. ¿Podría repetirse la historia de Le’Veon Bell en Pittsburgh? Así mismo, Dak Prescott y Amari Cooper están en búsqueda de contratos millonarios que de seguro impactarán el límite salarial de esta organización.
Su ofensiva luego entonces todavía presenta algunas interrogantes, aunque vale la pena subrayar que en el draft colegial reclutaron a dos corredores: Tony Pollard, Cuarta Ronda, proveniente de Memphis y Mike Weber, Séptima Ronda, de Ohio State. En el costado defensivo es donde sin duda, el escenario es más que alentador. De hecho, la unidad de los Vaqueros no sólo es la mejor de la División Este, sino una de las más competitivas de la Liga. Jaylon Smith recién firmó una jugosa extensión de contrato, y junto a DeMarcus Lawrence (no perdamos de vista su lesión en el hombro), Leighton Vander Esch, Byron Jones y Chidobe Awuzie, entre otros, conforman una escuadra joven y talentosa, misma que los mantendrá en la pelea por el cetro divisional o el ingreso a los Playoffs.
Un aspecto importante es la continuidad de Jason Garrett al frente del equipo. Me parece que su expectativa de supervivencia dependerá de que los Cowboys lleguen a Postemporada y avancen como mínimo a las Rondas Divisionales, algo menos que eso, implicaría quizá un cambio necesario en el timón. Son superiores a los Gigantes y los Pieles Rojas y están muy emparentados con las Águilas, sin embargo, apelando a lo impredecible de esta división, me inclino por un récord de 9-7, con altas posibilidades de ingresar a los Playoffs. No los siento con capacidad de llegar al Super Bowl.
GIGANTES DE NUEVA YORK
Eli Manning tiene un par de años viviendo tiempo extra en la NFL. Me sigue sorprendiendo que la gerencia aun lo considere el mayor baluarte del conjunto Neoyorkino. Tanto Pat Shurmur como Dave Gettleman han sido cuestionados por analistas, aficionados y medios de comunicación respecto a sus ajustes, decisiones y estrategias. Perdieron en la agencia libre a jugadores de alto nivel, como Landon Collins, Odell Beckham Jr. y Olivier Vernon, y no precisamente recibieron algo equiparable a cambio, ni de inmediato o para mediano plazo. Aun así, si su línea ofensiva responde y Saquon Barkley continúa demostrando ese gran nivel, posiblemente no sea tan deficiente su ataque.
Ahora bien, fuera del criticado pick del mariscal de campo Daniel Jones, quien se supone será el sustituto de Manning, el draft de los neoyorkinos estuvo muy enfocado en renovar su defensiva. Hubo selecciones interesantes: Dexter Lawrence, Deandre Baker y Julian Love, quienes pudieran lograr un impacto inmediato. Los Gigantes tienen muchas variables y axiomas que resolver, este año veremos la verdadera capacidad de Shurmur como entrenador y por todo ello, es la escuadra más impredecible de la División Este, aunque la tendencia es claramente hacia una temporada perdedora más o de media tabla. Pronóstico: 7-9.
PIELES ROJAS DE WASHINGTON
Para que los capitalinos puedan tener una temporada rescatable y no se hundan en su división, el mariscal de campo Dwayne Haskins, su primera selección colegial del draft, debe tener un impacto inmediato y un aprendizaje relativamente rápido.
Case Keenum no es precisamente una garantía (un QB de “momentos”, más que nada). Y obviamente vislumbro muy remota la posibilidad que Alex Smith regrese siquiera a jugar de nuevamente en la NFL.
Su línea defensiva es respetable y joven, misma que incluye a Daron Payne y Jonathan Allen. Así mismo, su secundaria se fortalece con la llegada de Landon Collins (Gigantes), por ello, la unidad defensiva luce solida. En general su draft fue muy versátil y me parece que donde existirán aéreas de oportunidad en primera instancia será en su ataque, tanto en el “backfield” como en su cuerpo de receptores, y si a ello le sumamos el citado escenario del mariscal de campo, existe mucha incertidumbre y tal vez un desbalance notorio.
Tengo la impresión que aunque las lesiones los respetaran y/o Haskins tuviera un ascenso meteórico, los Pieles Rojas presentaran un año de transición. Récord de 6-10.